• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

AARP: ¿Cuánto quieren Uds. que suban los impuestos de sus nietos?

El más reciente video de la conocida organización AARP informa de su oposición a que se hagan reducciones de gasto en el Seguro Social o Medicare y promueve el erróneo argumento de que recortar el gasto y las lagunas fiscales del presupuesto federal abordarían de forma efectiva los insostenibles problemas fiscales de Estados Unidos. En el video sale un adulto mayor diciendo: “Con miles de millones en despilfarro y lagunas fiscales, ¿cómo pueden fijarse en nosotros?”

Sí, hay profundo despilfarro en el gobierno que el Congreso puede eliminar, pero eso no debería ser sustituto de una verdadera reforma de los derechos a beneficios. El gasto en Medicare, Medicaid y el Seguro Social –los tres principales programas de derechos a beneficios, representa hoy más de la mitad de todo el presupuesto federal y consumirá todos los ingresos fiscales para el año 2049.

Esto es lo que impulsa la deuda y el déficit, no el despilfarro del gobierno o las lagunas fiscales.

Con el gasto en derechos a beneficios proyectado a más del doble para mediados de siglo abrumando a las generaciones futuras con inmanejables niveles de deuda, el Congreso deberá abordar el difícil tema de la reforma de los derechos a beneficios ahora.

AARP sostiene que los adultos mayores de hoy han contribuido al sistema durante toda su vida y que deberían recibir lo que pagaron. Sin embargo, tanto el Seguro Social como Medicare están configurados de modo que los trabajadores actuales son los que pagan los beneficios de los jubilados en vez de pagar para cubrir sus propios beneficios futuros. Por tanto, los adultos mayores en realidad no reciben lo que han pagado al sistema. En algunos casos, reciben más, el valor de los beneficios que las actuales personas mayores están recibiendo en Medicare está muy por encima de lo que han pagado en contribuciones.

Los beneficios que estos mayores reciben hoy en día no estarán disponibles más adelante, si el Seguro Social y Medicare siguen como hasta ahora. A menos que arreglemos el Seguro Social, todos los que están recibiendo beneficios hoy se enfrentarán a una reducción automática de los beneficios del orden del 25% para 2036. Incluso ahora, algunas personas mayores se ven lanzadas a la pobreza debido a un inadecuado beneficio del Seguro Social.

Por estas razones, los grupos como AARP deberían respaldar que se mejoren los programas de derechos a beneficios mediante reformas estructurales. El Plan de Heritage, Para salvar el Sueño Americano, por ejemplo, podría mejorar los beneficios garantizando que ningún adulto mayor en estos programas tenga que vivir en la pobreza o sin acceso a la atención médica. El Plan de Heritage logra esto con el Seguro Social mediante el aumento de la edad de jubilación para reflejar los cambios en la esperanza de vida que ya han ocurrido, ofrece un beneficio nuevo, previsible, uniforme y se asegura que los beneficios vayan a los americanos que realmente los necesitan. Nuestro Plan reforma Medicare haciendo una transición a un sistema en el cual los adultos mayores reciben una contribución definida, disfrutan de cobertura catastrófica de atención médica y pueden elegir el plan de salud que más les atraiga.

Finalmente, el video destaca a los actuales 50 millones de personas mayores que reciben beneficios, lo que solamente sirve para hacer hincapié en la gravedad del problema: Los contribuyentes no dan más de sí financiando programas de derechos a beneficios ineficientes y costosos para un número cada vez mayor de beneficiarios. En comparación con hace 50 años, cuando cinco trabajadores cubrían los beneficios de cada jubilado, en la actualidad solamente hay tres trabajadores por cada jubilado, en 20 años serán solamente dos. Dicho con una sola palabra: insostenible.

Hay dos maneras de resolver este problema. Una de las formas –la de Obama— es congelar estos beneficios insostenibles y abrirnos paso a punta de impuestos. Eso significaría subidas de impuestos para todos los americanos: de 10% a 25% para el tramo inferior, del 25% al 63% para el tramo medio y de 35% a 88% para el tramo superior para 2082.

¿De verdad es ese el legado que los miembros de AARP quieren heredarles a sus nietos?

La mejor solución es transformar estos programas de una manera que podría dar a los miembros de AARP la confianza de que van a tener seguridad económica en la jubilación, que el Seguro Social y Medicare seguirán funcionando durante décadas y que sus nietos tendrán el mismo tipo de futuro promisorio y pleno de oportunidades que ellos tuvieron. Sin duda, esa es la clase de legado que los miembros de AARP querrán dejarles.

Por ello, Salvar el Sueño Americano debe ser el trabajo de este Congreso y de este presidente.

 

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
Posted in Derecho a beneficios, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, Sistema de Salud