• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Canadá: Si Estados Unidos retrasa el oleoducto, nos iremos a buscar en otro lado

    Canadá exporta casi la totalidad de su energía a Estados Unidos, pero eso podría cambiar pronto debido a la resistencia de la administración Obama a aprobar la construcción del oleoducto Keystone XL. El primer ministro canadiense, Stephen Harper, le dijo al presidente Obama que, debido a los retrasos de Estados Unidos, Canadá comenzará a diversificar mandando su petróleo a los mercados asiáticos. Harper dijo sobre el retraso:

     

    Esto pone de relieve por qué Canadá debe aumentar sus iniciativas para asegurarse de que puede suministrar su energía fuera de Estados Unidos y a Asia en particular. Canadá intensificará sus iniciativas en ese sentido y así se lo he comunicado claramente al presidente.

    El oleoducto Keystone XL, que atravesaría 1,700 millas desde Alberta, Canadá, a la costa del Golfo, traería adicionalmente de unos 700,000 a  830,000 barriles de petróleo a Estados Unidos diariamente. Los manifestantes ecologistas están tratando de bloquear la construcción debido a su oposición a los combustibles fósiles, sobre todo los que vienen de arenas bituminosas porque su petróleo emite más gases de efecto invernadero, aunque el impacto incremental de esos gases no es tan grande como los ecologistas pretenden que es. La administración dijo que tomaría una decisión antes de finales de año y estaba sopesando la presión de los sindicatos para aprobar el oleoducto frente la presión de los activistas ecologistas para cancelarlo. El presidente Obama finalmente dejó la decisión para más adelante, hasta después de las elecciones de 2012.

    Sería tonto pensar que retrasar la construcción del oleoducto o no construirlo significará que el petróleo canadiense se quedará en el suelo. Con el rápido crecimiento económico de China, no sería de extrañar que ese país diera la bienvenida a la oportunidad de importar más petróleo de Canadá. De hecho, Joe Oliver, ministro de Recursos Naturales Canadienses dijo que China estaba “muy deseosa” de conseguir petróleo de Canadá.

    Como mi colega David Kreutzer escribió en mayo:

     

    Adelante y bloqueen el oleoducto XL si creen que el medio ambiente estará mejor cuidado al enviar por barco el petróleo canadiense 6,000 millas extra atravesando el Pacífico en sedientos superpetroleros para luego refinar ese petróleo en refinerías chinas sometidas a menor regulación. Además, tengan presente que sustituir el petróleo canadiense significa que Estados Unidos también tendrá que importar más petróleo usando petroleros que son menos eficientes que los oleoductos.

     

    Otro motivo de preocupación para los ecologistas ha sido la ruta del oleoducto, sobre todo en la región de Sand Hills en Nebraska, ya que pasa sobre el acuífero Ogallala. TransCanada Corp., la firma detrás de la construcción del oleoducto, dijo que trabajaría con el estado de Nebraska para estudiar cambios en la ruta de la tubería, a pesar de que el Departamento de Estado de Estados Unidos llevó a cabo una profunda revisión de impacto medioambiental y concluyó que la tubería presenta pocos riesgos ambientales. De hecho, apenas hace unos días, el vocero de TransCanada James Millar dijo a National Journal que “una demora no tiene sentido. Esta ha sido una exhaustiva revisión de 39 meses, la más larga de la historia para un oleoducto transfronterizo de crudo en Estados Unidos. No hay información nueva que se presenten. No hay ninguna razón para no tomar una decisión”.

    A pesar de que Nebraska está trabajando con TransCanada para desviar el oleoducto, no habrá pronta decisión. Cambiarle la ruta al oleoducto conllevará otra declaración de impacto medioambiental del Departamento de Estado y todo el proceso tomaría hasta el primer trimestre de 2013 como muy pronto.

    Todavía vamos a seguir necesitando empleo en 2013, pero en realidad se podría echar mano de él ya en el año 2012.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

     

    Posted in Economía, Energía y Medio Ambiente, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Iniciativa y Libre Mercado, Opinión, Seguridad