• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Castillos en el aire: Los “empleos verdes” de Obama

El presidente Barack Obama tiene un problema entre manos cuando incluso sus aliados incondicionales como el New York Times no tienen más remedio que admitir una realidad evidente: la promesa de “empleos verdes” del presidente ha fracasado miserablemente.

El viernes, el Times publicó una dura evaluación del estado de la economía “verde” — incluyendo como conclusión que la promesa del presidente de crear cinco millones de empleos verdes en 10 años ha resultado ser nada más que castillos en el aire. El Área de la Bahía de San Francisco proporciona un ejemplo especialmente patético de cómo en realidad los empleos “verdes” se han perdido, no ganado:

 En el Área de la Bahía como en mucho del país, la economía verde no está demostrando ser el motor de creación de trabajo que muchos políticos vislumbraron . . .

Un estudio publicado en julio por la independiente Brookings Institution reveló que los trabajos de tecnologías limpias suponen solo el 2% del empleo a nivel nacional y solo ligeramente más —el 2.2%— en Silicon Valley. En vez de añadir empleos, según el estudio, el sector perdió en realidad 492 puestos desde 2003 a 2010 en la Bahía Sur donde la tasa de desempleo en junio fue del 10.5%.

 

Sin embargo, California no es el único lugar donde el sueño verde no resiste el contraste con la realidad. El año pasado, Seattle obtuvo una subvención federal de $20 millones para invertir en programas de adaptación al clima para ahorrar energía. El dinero debía gastarse en el aislamiento de los semisótanos, para que a la vez creara empleos al tiempo que se ayuda al medio ambiente reduciendo la energía necesaria para la calefacción de los hogares. El programa, que la Casa Blanca anunció en vísperas del Día de la Tierra, ha demostrado ser todo un fracaso. Seattlepi.com informa:

[M]ás de un año después, las cifras en Seattle son lamentables. A fecha de la semana pasada, solo tres hogares se habían acondicionado y el programa solo han producido 14 empleos. Muchos de los trabajos son administrativos y no son del tipo que alguna vez soñaron los trabajadores de bajos ingresos. Algunos se preguntan si los objetivos originales son siquiera factibles.

 

Esos fracasos no solo están golpeando la Costa Oeste, sin embargo. En Oak Park, Míchigan, una compañía de autobuses híbridos con financiación del gobierno estatal permanece inactiva, cerrada, justo dos años después de ser aclamada por ser parte del futuro verde de Míchigan, a pesar de millones en financiación con dinero del contribuyente estatal y con un contrato para vender autobuses que se comprarían con dólares del contribuyente federal. Michigan Capitol Confidential informa de que la compañía no pudo cumplir con dos objetivos de rendimiento como parte de su acuerdo de préstamos con el estado por un total de $2.6 millones — y sin financiación gubernamental, la compañía no podía sobrevivir.

A pesar de estos fracasos verdes —y de las informaciones de que el 80% de los $2,000 millones del dinero del paquete de “estímulo” reservado para empleos verdes se está yendo al exterior, especialmente a China— el presidente Obama continúa dando discursos de que un futuro verde financiado con dinero federal es central para su plan de rescatar la economía, yendo tan lejos como para prometer $2,400 millones adicionales para empleos verdes, especialmente para hacer baterías para vehículos eléctricos. Ernest Istook, de la Fundación Heritage, nos explica porque el plan del presidente fallará, como lo ha hecho en el pasado:

Los empleos verdes tienen que ver con subsidios del gobierno, favoritismo y canibalización de trabajos. No son sostenibles porque dependen de los regalos del dinero del contribuyente y canibalizan los empleos existentes…

La agenda verde despluma a los contribuyentes. Pero también asesta un doble golpe porque los contribuyentes son los primeros en pagar los subsidios y luego se golpea a todos con mayores precios de la energía debidos a los impuestos y regulaciones a la energía.

Mientras que el presidente Obama no cambia de rumbo buscando seguir con su fracasada política de empleos verdes subsidiados por el gobierno, es importante señalar que hay otra forma de avanzar el crecimiento real del empleo que no necesita de subsidios del contribuyente. Como Heritage expone en su plan “Para Salvar el Sueño Americano” que revierte el crecimiento del gobierno federal, elimina las regulaciones innecesarias y deroga Obamacare, el Congreso puede poner a Estados Unidos hacia un mejor rumbo. Uno que preserve la realidad del Sueño Americano en vez de perseguir la ficción del sueño verde.

 

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

 

Posted in Campana de Heritage, Economía, Energía y Medio Ambiente, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Iniciativa y Libre Mercado, Opinión