• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Cómo ayudar a los americanos con preexistencias

    Obama Dec 2013

    Que levante la mano quien no haya tenido nunca un problema médico.

    Contrariamente a las advertencias del presidente Obama acerca de la atención médica en Estados Unidos, los seguros médicos no son algo imposible para todos los que hayan levantado la mano.

    El presidente habló (y sigue hablando) de que Obamacare resolverá el problema de las preexistencias, que han obstaculizado el acceso a los seguros médicos a algunas personas. Sin Obamacare, dice el presidente, estas personas se verían abandonadas a su suerte.

    En 2011, la administración Obama sugirió que hasta 129 millones de americanos con preexistencia estaban “en riesgo” y que “se les podría negar su cobertura” sin los gigantescos cambios que Obamacare implica para el mercado de seguros de Estados Unidos.

    Se trata de una afirmación emotiva, pero falsa.

    La inmensa mayoría de los americanos obtiene las coberturas de seguro a través de un empleador o un programa público. Además, no se permite que un seguro patrocinado por un empleador excluya a las personas por tener preexistencia, como tampoco lo hace ningún programa público, como Medicare y Medicaid.

    Aquellas personas que compran un seguro médico por su cuenta en el mercado individual (alrededor del 10% del mercado privado) son quienes necesitan protección. A ellos es a quienes hay que ayudar.

    Los expertos de la Fundación Heritage han indicado que podemos ayudar a estas personas sin “los gigantescos cambios para el sistema de atención médica de Estados Unidos incluidos en Obamacare”.

    ¿Cómo deberíamos ayudar a nuestros compatriotas que tienen problemas con las preexistencias?

    En primer lugar, ampliando al mercado individual las mismas protecciones de las que disfrutan las personas con un seguro médico patrocinado por su empleador. Como explica la analista de la Fundación Heritage Alyene Senger, “Esta pequeña reforma garantizaría la protección frente las injustas exclusiones por preexistencia”.

    Para quienes no han tenido la cobertura de un seguro, los estados ya han marcado el camino. Treinta y cinco estados tienen consorcios para asegurados de alto riesgo que garantizan el acceso a las coberturas para las personas con preexistencia. Otra solución a nivel estatal es hacer que las compañías de seguros compartan los costos de tratar a individuos con alto riesgo de padecer problemas médicos.

    Estas soluciones están más cerca de las personas que necesitan ayuda y son específicas para ellas. Uno de los problemas de Obamacare es que atrapa a toda la nación con impuestos, mandatos y consecuencias negativas en lugar de alcanzar el objetivo de proporcionar ayuda a quienes verdaderamente la necesitan.

    Evidentemente, todo esto no sólo no ayuda a nuestros compatriotas que están sufriendo por sus problemas médicos, sino que perjudica a todos los demás en el proceso.

    Conozca más acerca de las alternativas a Obamacare.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

     

    Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Campana de Heritage, Congreso, Destacables, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, Sistema de Salud, Temas legales