• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Duro golpe a la presidencia imperial de Obama

El presidente Obama ha estado eludiendo al Congreso de todas las formas que ha podido encontrar. Una de ellas es abusar del poder presidencial de realizar nombramientos para puestos en el gobierno durante un supuesto período de receso del Senado, en un intento por evitar que el Senado tuviera que confirmar a sus nominados.

La semana pasada, un jurado compuesto por tres jueces de la Corte de Apelaciones del Circuito del D.C. le dio un severo golpe al presidente, al dictaminar que no eran válidos algunos “nombramientos en período de receso” realizados por Obama.

Como comentó Todd Gaziano, director del Centro para Estudios Legales y Judiciales de la Fundación Heritage: “Nuestro presidente unilateral debe tomarse su medicina unilateral”.

Por su parte, el analista de la Fundación Heritage James Gattuso explica que:

Para esquivar a la oposición en el Senado, el presidente declaró que se trataba de nombramientos en “período de receso”, apelando a la prerrogativa que le permite ocupar las vacantes sin la confirmación del Senado cuando este órgano no está en período de sesiones. La medida fue rotundamente criticada debido a que aunque el Senado no estaba inmerso de forma activa en la labor legislativa, formalmente se encontraba aún en período de sesiones.

Los jueces incluso establecieron unos fundamentos más amplios para la derogación de los nombramientos inconstitucionales, sosteniendo que el presidente Obama sólo podía hacer nombramientos en receso válidos durante el “período de receso” entre sesiones que ocurre entre las sesiones anuales del Congreso, además de que los nombramientos en receso tampoco se pueden hacer a menos que el puesto se quede vacante durante un receso entre sesiones del Congreso que se considere válido. Esto plantea serias dudas acerca de todos los cargos designados inconstitucionalmente y que ahora han sido declarados como no válidos, así como acerca de las regulaciones que estos hayan elaborado durante el tiempo que han estado en el cargo.

Ese el caso de la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (NLRB), que tenía a dos de sus miembros nombrados de este modo. Gaziano indica que “13 meses de dictámenes, regulaciones y otras medidas adoptadas por la NLRB están ahora siendo cuestionadas, ya que sin nombramientos en receso ilegales, la NLRB habría carecido del quórum necesario para actuar durante todo ese tiempo”.

También está el ejemplo de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB), cuyo director, Richard Cordray, fue otro de esos nombramientos inválidos. Esta oficina ha estado emitiendo regulaciones durante todo el año pasado, pero Gattuso comenta que “las nuevas reglas adoptadas por la CFPB con Cordray serán probablemente invalidadas”.

Gattuso describe la CFPB como “quizás las entidad del gobierno federal con menos obligación de rendir cuentas”, así que estamos ante una buena noticia.

Las apuestas son favorables a que este embrollo paralizará la agenda reguladora de la CFPB durante algún tiempo. Sin embargo, eso no es algo malo para los consumidores. Las reglas adoptadas por la CFPB, al limitar la actividad de los prestamistas, disminuyen las opciones de los consumidores e incrementan los costos de las hipotecas y otros préstamos. En realidad, controlarlas podría suponer un beneficio para el bienestar económico del consumidor.

Existen diversas razones por las que el Senado debe confirmar a los nominados para estos cargos. Y en el caso de la CFPB, la propia agencia merece una vigilancia más estrecha. Por tanto, la decisión de los jueces supone dar la bienvenida al control sobre los abusos de poder por parte de Obama.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

 

Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Campana de Heritage, Constitucionalismo, Elecciones EE.UU. 2012, Estado de Derecho, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, Temas legales