• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • El comportamiento sexual de los adolescentes: Promoviendo opciones inteligentes

    Las estadísticas publicadas hoy sobre el comportamiento sexual de los adolescentes de Estados Unidos desmienten la representación popular de una juventud americana permisiva y negligente. Nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) revelan que la mayoría de los adolescentes se han mantenido abstinentes.

    Aunque la proporción de adolescentes que son sexualmente activos se ha mantenido relativamente sin cambios desde el año 2002, el informe de los CDC tiene en cuenta que el porcentaje representa un descenso importante desde 1988. Y es importante tener en cuenta que la proporción de jóvenes que practican la abstinencia se ha incrementado un 17% en las chicas adolescentes y un 47% en los chicos adolescentes desde 1988. Otras fuentes de datos también confirman este hecho.

    El lastre que la actividad sexual temprana representa para el bienestar físico y emocional de los jóvenes así como la asociación de la abstinencia con un mayor rendimiento académico son todas señales de la importancia en promover la creciente tendencia en favor de la abstinencia a través de la familia, la comunidad y la política pública.

    Aunque puede que muchos padres asuman que la cultura popular y la influencia de los compañeros superan el impacto de la orientación de los padres, numerosos estudios han documentado el verdadero impacto que los padres pueden tener en el comportamiento sexual de sus hijos. Los jóvenes cuyos padres hablan sobre las consecuencias de la actividad sexual y los controlan más estrechamente tienen menos probabilidades de ser sexualmente activos y los adolescentes que sienten que sus padres desaprueban enérgicamente que empiecen a tener una vida sexual activa tienen menos probabilidades de contraer una infección de transmisión sexual.

    El nuevo informe de los CDC pone de relieve el factor de los padres: En chicas adolescentes de familias intactas, la probabilidad de ser sexualmente activas se reduce en un 47% comparado con chicas adolescentes en familias adoptivas y 37% en familias monoparentales. Las cifras correspondientes para los chicos adolescentes en familias intactas es de un 37% y un 42% respectivamente.

    Además, los programas comunitarios y escolares que promueven la abstinencia han demostrado tener una influencia significativa en el comportamiento de los participantes. La educación sobre la abstinencia –que informa a los adolescentes sobre la abstinencia y sus beneficios sociales, psicológicos y de salud– les infunde la competencia para tomar decisiones con una visión de largo alcance.

    Por desgracia, es otro el tipo de programa que ha dominado en el currículum escolar –una educación sexual “integral” que se centra en la actividad sexual “segura” en lugar de centrarse en la abstinencia y a pesar de la abrumadora preferencia de los padres por la segunda opción. Los fondos de los contribuyentes para programas de educación sexual sumaron más de $600 millones en el año 2008.

    Los recientes datos sobre el comportamiento sexual de los adolescentes son motivo de esperanza para el bienestar y las perspectivas futuras de la próxima generación. Una combinación de la activa participación de los padres y política pública inteligente puede servir para promover la tendencia hacia la abstinencia juvenil y convertir esa esperanza en realidad.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
    Posted in Estudios, Familia y Religión, Opinión
     
    • shirley paola

      gracias  me salvaron de un regaño de  mi  profesora