• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

El desempleo sube, el crimen baja

Según nuevos datos del FBI, los índices de crimen violento y contra la propiedad en Estados Unidos cayeron el año pasado, a pesar del nivel continuado de desempleo. A diferencia de previos informes de prensa en los que se contaba que los criminólogos están desconcertados por la disminución de los índices de criminalidad en tiempos de alto desempleo, la agencia Associated Press publicó un artículo citando las conclusiones del profesor John Eck de la Universidad de Cincinnati: “La conexión entre el crimen y la economía es ilusoria”.

A los criminólogos no les debería sorprender esta conclusión porque la literatura de las ciencias sociales respecto a la relación entre el desempleo y los índices de criminalidad es heterogénea. Los estudios tienden a encontrar ya sea una relación positiva o ninguna relación entre el desempleo y la delincuencia. Por ejemplo, una evaluación de la Fundación Heritage sobre subsidios federales que subvencionan los salarios de agentes de la policía local reveló que las tasas de desempleo no tenían relación con los índices de crimen violento y contra la propiedad en las grandes ciudades.

Hace falta que políticos y periodistas entiendan que las causas del crimen son complejas. Un cambio en uno de los factores –por ejemplo, el desempleo— no significa necesariamente que los índices de criminalidad pueden disminuir o aumentar. Puede que mientras que el desempleo ha aumentado drásticamente, otros factores sociales, como encarcelar a los criminales violentos y una mejor actuación policial, estén manteniendo los niveles de delincuencia con tendencia a la baja.

Sea que Ud. tenga o no trabajo, el hecho es que la decisión de cometer un delito es una opción. Para la mayoría de nosotros, la pérdida de un empleo no conducirá a que les robemos a nuestros vecinos.

Algunos detalles de los datos del FBI sobre el crimen violento (haciendo una comparación entre 2009 y 2010):

  • En general el índice se redujo de 431.9 casos por 100,000 habitantes en 2009 a 403.6 incidentes en 2010 – una disminución del 6.6%.
  • El asesinato se redujo de 5 incidentes por cada 100,000 habitantes a 4.8 casos – una disminución del 4%.
  • La violación se redujo de 29.1 casos por 100,000 habitantes a 27.5 – un descenso del 5.5%.
  • El robo bajó de 133.1 casos por 100,000 habitantes a 119.1 – un descenso del 10.5%.
  • El asalto agravado bajó de 264.7 a 252.3 casos – un descenso del 4.7%.
Los datos del FBI también muestran una tendencia a la baja de los delitos contra la propiedad:
  • En general el índice se redujo de 3,041.3 incidentes por cada 100,000 habitantes en 2009 a 2,941.9 incidentes del año pasado un descenso del 3.3%.
  • El robo descendió de 717.7 por cada 100,000 incidentes a 699.6 — una disminución del 2.5%.
  • El hurto se redujo de 2,064.5 incidentes por cada 100,000 a 2,003.5  incidentes – una disminución del 3%.
  • El robo de vehículos cayó drásticamente de 259.2 casos por 100,000 a 238.8 casos – un descenso del 7.9%.
La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

 

Posted in Economía, Estado de Derecho, Estudios, Opinión, Seguridad, Temas legales