• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

El desorbitado precio de Obamacare

 

 

El 21 de enero de 2009, Barack Obama estaba en la escalinata del Capitolio de Estados Unidos y, en su discurso inaugural, prometió a Estados Unidos que “haría uso de las maravillas de la tecnología para elevar la calidad de la atención médica y bajar su costo”. Claro, pero lo que nos dio en vez fue una propuesta de ley de 2,000 páginas conocida como Obamacare. Más de un año después, sabemos ahora que los costos de la atención médica están disparándose y la legislación estrella del presidente es la culpable.

La mayoría de americanos saben que la medicina se está poniendo más cara, pero un nuevo estudio pone un escandaloso precio al rápido incremento. La Kaiser Family Foundation y el Health Research and Educational Trust informan de que entre 2010 y 2011, las primas familiares aumentaron un 9% y las primas individuales un 8%. Según el estudio, “la prima promedio para la cobertura individual en el año 2011 es de $452 mensual o $5,429 anual… La prima promedio para la cobertura familiar es $1,256 mensual o $15,073 anual”.

¿Qué está impulsando estos precios? En gran medida, Obamacare. Según Drew Altman, presidente de la Kaiser Family Foundation, la legislación de atención médica del presidente fue responsable de aproximadamente el 20% del aumento de las primas. La experta de Heritage Kathryn Nix explica qué partes de Obamacare son responsables de ello:

 

Hay disposiciones de la ley que ya han entrado en vigor y están haciendo subir el costo de las primas, incluyendo los planes de seguros que exigen la cobertura de los hijos hasta la edad de 26 años en la póliza de sus padres y que requieren medidas de atención preventiva aprobadas por el gobierno que se cubrirán con el costo cero compartido por todos los planes.

 

La mala noticia es que los americanos pueden esperar que los precios suban incluso más. Para empezar, hasta 2014 la ley no entrará plenamente en vigor – en otras palabras, se nos viene encima una avalancha. E incluso sin Obamacare, las primas están disparándose por las nubes y afectando a los pequeños negocios. Simplemente imaginen lo que el futuro nos traerá. Nix advierte de que “las cláusulas en vigor son solo el principio” y justo la próxima semana el Instituto de Medicina (IOM) dará a conocer sus recomendaciones sobre lo que debe y no debe estar cubierto por Obamacare en su paquete de “cobertura esencial de salud”.¿Cuál podría ser el resultado? Aumentos de primas aún mayores de lo que ya hemos visto.

Con el costo de la atención médica creciendo tantísimo durante la pasada década (para familias, primas un 31% superiores hoy que en 2006, 113% mayores que en 2001), uno podría pensar que los medios de comunicación podrían empezar a preguntarse si la ley responsable de incluso mayores costos debería seguir existiendo. Esa pregunta, sin embargo, no se está formulando y no se está examinando el asunto de la contribución de Obamacare a esos mayores costos.

Afortunadamente, los mismísimos fundamentos de Obamacare tendrán que pasar el máximo examen judicial. Ayer, la Federación Nacional de Empresas Independientes presentó un recurso a la Corte Suprema de Estados Unidos apelando la decisión del 11º Circuito de que el inconstitucional mandato individual puede ser parcialmente anulado de la legislación Obamacare. Veintiséis estados se han puesto en fila también para defender su caso ante la Corte Suprema, presentando una petición de auto de avocación. De igual modo, el Departamento de Justicia pidió ayer a la Corte que revise las conclusiones del tribunal inferior de que el mandato individual es inconstitucional. El Washington Post informa de que la decisión probablemente llegará el próximo verano.

Mientras la nación espera una decisión de la Corte Suprema, los perjuicios de Obamacare continúan sin tregua. Las familias, personas y empresas están pagando mayores precios por la atención médica. Las nuevas normativas están repercutiendo una pesada carga en el crecimiento del empleo. Y hay pendientes aún más reglamentos. La buena noticia es que Obamacare no es la única opción – las verdaderas reformas pueden reducir los precios de la atención médica para todos los americanos. Y ese cambio puede llegar con la derogación de Obamacare, ofreciendo a los consumidores más posibilidades de elección de cobertura y la propiedad plena de tal cobertura, dando a los estados más terreno para experimentar e innovar con los programas de cuidados médicos, como Heritage propone en su plan “Para Salvar el Sueño Americano”.

El sistema de salud de Estados Unidos se ha vuelto inasequible y Obamacare solo lo empeora. Afortunadamente, hay opciones conservadoras al defectuoso plan del presidente.

 

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

 

Posted in Campana de Heritage, Conflictos Internacionales, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Iniciativa y Libre Mercado, Liderazgo para América, Opinión, Sistema de Salud
 

Comments are closed.

Comments are subject to approval and moderation. We remind everyone that The Heritage Foundation promotes a civil society where ideas and debate flourish. Please be respectful of each other and the subjects of any criticism. While we may not always agree on policy, we should all agree that being appropriately informed is everyone's intention visiting this site. Profanity, lewdness, personal attacks, and other forms of incivility will not be tolerated. Please keep your thoughts brief and avoid ALL CAPS. While we respect your first amendment rights, we are obligated to our readers to maintain these standards. Thanks for joining the conversation.