• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • El Gráfico de la Semana: Qué mal se entiende el libre mercado

    Mucho se ha hablado en estas semanas sobre las críticas del papa Francisco al libre mercado y la libertad económica. Pero la verdad es que este tipo de opinión no es nada nuevo. Lo noticioso fue que vinieran del papa – líder de la Iglesia Católica con un seguimiento que supera más de mil millones de feligreses.

    Las ideas del papa Francisco, ahora propagadas generosamente por los medios de comunicación, están plasmadas en su reciente exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” en la que afirma:

    Ya no podemos confiar más en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado.

    Libertad económica

    Como muestra El Gráfico de la Semana y como hemos estado comentando en Libertad.org durante estos años, estudio tras estudio ha demostrado empíricamente (o sea con hechos) que una de las mejores formas de reducir la pobreza es con el libre mercado y mayor libertad económica.  El experto de Heritage, Jim Roberts, colaborador del Índice de Libertad Económica le contestó al papa ofreciéndole el envío de una copia del nuevo Índice 2014 a publicarse en enero y explicándole que el punto clave de todo esto es simple y sencillamente lo mal que se entiende qué es el libre mercado.

    Si uno cree que el libre mercado es uno de clientelismo y subsidios para las grandes empresas, ¿cómo sería posible no estar en contra de esa filosofía? Pero eso no tiene nada que ver con un verdadero libre mercado. Lamentablemente, en muchos países de Latinoamérica, eso es efectivamente lo que ha sucedido y se ha hecho falsamente en nombre del libre mercado y la libertad económica.

    Es precisamente por eso que lo desesperadamente necesitamos es evangelizar a la gente en las bondades del libre mercado y las políticas económicas liberales. El escritor Ramesh Ponnuru argumenta en favor de esto y nos recuerda que el autor Michael Novak hizo justamente eso con mucho éxito en la comunidad católica en Estados Unidos.

    Este mensaje también tiene que llevarse a toda Latinoamérica.   Y aunque la mayoría de los latinoamericanos que emigra a Estados Unidos trae una envidiable ética de trabajo, sus conocimientos sobre el libre mercado suelen ser limitados y a menudo errados. Como consecuencia, el inmigrante hispano es más vulnerable a caer en la crítica progresista contra los emprendedores y el sector privado. Para ampliar la base de hispanos conservadores en este país, es importante y necesaria mucha labor educativa sobre el libre mercado.

    En otras palabras, el papa no es el único que piensa mal del mercado. Él es argentino y ha visto de cerca en su propio país la versión del capitalismo clientelista, al igual que muchos latinoamericanos. La Argentina es uno de los países más corruptos del mundo y con menos libertad económica. Naturalmente, es poco lo que saben sobre el verdadero capitalismo y su éxito a la hora de reducir la pobreza.

    Hace mucha falta que hagamos el a veces tedioso pero necesario trabajo de explicar cómo la libertad económica es el boleto de salida de la pobreza. Y está demostrado. Si no, pregúntenle a la India, Corea del Sur y otros países de Asia. Pero si quieren un ejemplo más cercano a casa, basta mirar el ejemplo de Chile, hoy entre los países más exitosos del continente americano y entre los 10 primeros en libertad económica en el mundo entero.

    El mercado funciona, pero muchos no lo saben. Hay mucha labor por delante para explicar y entender que tenemos en nuestras propias manos la llave del éxito para avanzar: La libertad económica.

     

    Posted in Actualidad, América Latina, Análisis, Destacables, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Gráficos, Iniciativa y Libre Mercado, Libertad económica, Libre comercio, Opinión, Pensamiento Político, Sociedad civil
     
    • Rafael Pineiro

      Excelente, como siempre, Israel!