• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • El mensaje de un pequeño empresario para los de “Ocupar Wall Street”

     

    Gene Mark sugiere algunos puntos de acción creadora a los manifestantes del movimiento “Ocupar Wall Street”. En su ingenioso artículo publicado en el Huffington Post, lleno de sarcasmo del bueno, Mark pide a los manifestantes que lo ayuden con su pequeña empresa durante las horas muertas de la protesta. Tratando de mantenerse a flote en esta economía de bajo crecimiento, cargada de regulaciones, una complicada estructura tributaria y fuerte competencia, su negocio agradecería una mano de este grupo tan lleno de energía. Mark tiene puestos de trabajo que llenar y peces gordos del mundo académico que eliminar, entre otras peticiones:

     

    ¿… podría alguien estudiar quizá un par de lenguajes de programación como C Sharp o Visual Basic? … La razón por la que pregunto es que mi empresa hace un montón de trabajo relacionado con la tecnología y no parece fácil poder encontrar gente calificada para hacer el trabajo que tenemos. … ¿Les importaría pasarse por la ofcina de John Sexton, el presidente de la Universidad de Nueva York (NYU) que gana 1,3 millones de dólares al año? Lo que quiero decir es que si usted va a protestar contra la codicia, también podrían protestar contra la codicia de la industria de la educación superior. Debido a sus abultadas administraciones y sus catedráticos con cargos vitalicios que han creado este sistema, se me va a costar más de $55,000 por año enviar a cada uno de mis tres hijos a la universidad.

     

    Los manifestantes de “Ocupar Wall Street” tienen una idea totalmente diferente: Quieren darle más poder al gobierno que rescató al sector financiero con el dinero de los contribuyentes y que sigue distribuyendo generosamente el asistencialismo corporativo. Según el encuestador demócrata Doug Schoen:

     

    Lo que une a la gran mayoría de los manifestantes –independientemente de su edad, nivel socioeconómico o educación– es un profundo cometido a la política de izquierdas: su oposición al capitalismo de libre mercado y el apoyo a la redistribución radical de la riqueza, la intensa regulación del sector privado, y las políticas proteccionistas para evitar que los empleos de Estados Unidos se vayan al extranjero.

     

    Si los manifestantes están verdaderamente preocupados por la influencia corporativa sobre el gobierno, Wall Street no es el lugar correcto para este tipo de ocupación. La fuente del capitalismo clientelista que ellos denuncian es el gobierno abultado que se ha excedido en sus límites constitucionales.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

     

    Posted in Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Iniciativa y Libre Mercado, Opinión, Pensamiento Político