• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • El pasodoble de Obama en El Paso


    En caso de que necesitáramos más recordatorios de que ya empezó la campaña de reelección del presidente Obama, el discurso de ayer sobre inmigración ante un público amigo en El Paso, Texas fue un enorme recordatorio.

    A pesar de los intentos fallidos de previas administraciones para convencer al pueblo americano de que premiar la inmigración ilegal es una política sensata, el presidente Obama parece pensar que su oratoria es el ingrediente que ha estado faltando todo este tiempo.

    Es obvio que el cálculo político es lo que está detrás de la iniciativa presidencial para la reforma inmigratoria a raíz del bajo apoyo entre  hispanos que está batiendo récords. Los asesores del presidente Obama siguen convencidos de que la reforma de la inmigración garantizará el respaldo latino, a pesar de que las encuestas dicen que el desempleo y la educación son los temas que mantienen en vela a los hispanos.

    Desafortunadamente, el presidente Obama continúa creyendo que los hispanos son votantes preocupados por un solo tema y que lo recompensarán con su voto por dar discursos de campaña sobre la inmigración.

    La verdad es que si el presidente Obama estuviera seriamente interesado en la mejora de nuestro sistema de inmigración, estaría buscando formas de trabajar con los miembros de la Cámara de Representantes y de Senado en vez de recurrir a la retórica de campaña que solo resalta la verdadera necesidad de asegurar nuestras fronteras. No cabe duda de que se puede buscar maneras de agilizar y mejorar nuestro sistema de inmigración, pero no podemos socavar al mismo tiempo la importancia que tiene el imperio de la ley como piedra angular para cualquier sociedad democrática. Si le quitamos la retórica electoral, lamentablemente lo que queda sin duda es que una parte del remedio presidencial es justamente olvidarse de la ley.

    Si los cálculos políticos son los que impulsan la agenda del presidente, entonces debería empezar con la economía, el desempleo y los disparados precios de la gasolina. Los hispanos, como el resto del país, están buscando verdaderas soluciones políticas que no agreguen más a nuestro déficit al tiempo que crean oportunidad y prosperidad económicas. Además, los hispanos van buscando el Sueño Americano para asegurarse de que sus hijos y nietos puedan vivir en el mejor país del planeta.

    Claro que en el discurso de ayer no se mencionó para nada cómo las actuales proyecciones federales de gasto están comprometiendo seriamente la prosperidad económica y la calidad de vida de nuestro país.

    ¿Quizá el presidente lo incluirá la próxima vez que se dirija a un público que sea en gran medida amigo e hispano? Mejor espere sentado.

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

     

    Posted in Estado de Derecho, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Inmigración, Opinión, Temas legales