• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • El Plan de la Banda de los Seis minaría la defensa

    Esta semana, el congresista Buck McKeon (R-CA), presidente del Comité para las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes, publicó un memorándum para los republicanos en el comité. En este, expresa con razón su crítica a la propuesta presupuestaria de la “Banda de los Seis” en el Senado por sus posibles consecuencias negativas para la seguridad nacional.

    Ya que la propuesta de la Banda de los Seis no es más que un bosquejo en este momento, McKeon tiene razón al advertir de las posibles consecuencias de tal propuesta. Los pocos números específicos que sus autores han adelantado no cumplen con los requisitos para un análisis apropiado, por no hablar de los requisitos más estrictos necesarios para la evaluación del presupuesto. Desafortunadamente, incluso los miembros de la Banda de los Seis lo han reconocido. Parece que ahora en Washington hace falta algo más que un comunicado de prensa para atribuirse méritos en lo de la reducción de la deuda.

    Respondiendo a los pocos detalles que se han dado, las estimaciones de McKeon cifran que la propuesta de la Banda de los Seis reducirá en casi $900,000 millones los gastos de seguridad nacional en el espacio de una década y eso implica que las cuentas de la seguridad nacional absorberán casi la mitad de los recortes presupuestarios discrecionales del presupuesto federal. Pedir a las agencias de seguridad, es decir, a las fuerzas militares de Estados Unidos, que absorban la mitad de los recortes de gastos de esta propuesta es irresponsable.

    Lo que sí sabemos que es un hecho –y donde McKeon no está especulando– es es que los militares de EE.UU. ya ha contribuido a la reducción de la deuda en los últimos dos años como ninguna otra agencia federal.

    De hecho, el presupuesto de defensa ha sido recortado en $439,000 millones en el espacio de 10 años desde que el presidente Obama presentó propuesta para el ejercicio fiscal 2011 en febrero pasado. En consecuencia, McKeon tiene razón al advertir rotundamente a sus colegas del Congreso que esta propuesta “no nos permitirá cumplir con nuestra responsabilidad constitucional de velar por la seguridad de nuestro país o de mantener el trato con nuestra gente de uniforme”.

    En resumen, la propuesta de la Banda de los Seis es totalmente inadecuada para que el Congreso cumpla con la solemne responsabilidad de proveer la seguridad de la nación. Los partidarios del plan ofrecen sólo vagas descripciones acompañadas por cifras inciertas y pidiendo al Congreso que promulgue la propuesta y que el Presidente la firme por la vía rápida. ¿No les suena a la reedición de TARP?

    Sin embargo, la conclusión es que este plan podría tener consecuencias devastadoras para la seguridad nacional durante años, incluso décadas.

    Todas estas consecuencias negativas para la seguridad nacional que podrían derivarse si se aprueba la propuesta de la Banda de los Seis sucedería debido a décadas de gastos sin control en programas domésticos. El gasto militar, incluyendo las dos guerras en la última década (y sin contar la reciente incursión en Libia) ha sido bastante limitado. En la propuesta no se está haciendo ninguna comparación equitativa del gasto en seguridad nacional y el gasto doméstico. Esto se debe a que este análisis expondría la desproporcionada contribución que nuestros soldados están haciendo para reducir la deuda, mientras que las reformas de los derechos a beneficios se dejan en gran parte para el futuro.

    El único camino correcto que debe seguir el Congreso para resolver la crisis presupuestaria actual —y se trata de una crisis— es adoptar un plan a largo plazo de contención del gasto federal al tiempo que se provee de recursos adecuados para la defensa. Esto está en consonancia con las recomendaciones contenidas en la propuesta de la Fundación Heritage Para salvar el Sueño Americano. Este detallado paquete asignaría un promedio de $720,000 millones de dólares al año para defensa entre ahora y el año fiscal 2016, en lugar del plan de la Banda de los Seis que podría provocar reducciones de más de $50,000 millones anualmente y pondría a la nación de camino a más destructivos y peligrosos recortes de defensa después de 2016.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
    Posted in Defensa, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Opinión, Proteger a América, Seguridad Nacional, Senado