• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • El presidente Obama debería potenciar la relación Polonia-Estados Unidos

    WEBMEMO #3269

    El presidente Obama concluirá su octava visita a Europa esta semana en Polonia, donde asistirá a una cumbre de líderes de Europa Central y Oriental, incluyendo al nuevo presidente de Kosovo, Atifete Jahjaga. Esta visita será particularmente importante ya que la administración intentará corregir una serie de pasos en falso cometidos en la región desde que el presidente asumió el cargo. El reseteo presidencial de las relaciones con Rusia se ha percibido como hecho a expensas de los aliados tradicionales de Estados Unidos en Europa Central y Oriental, sobre todo de Polonia. Ante una serie de desastres de diplomacia pública de creación propia, el presidente Obama tiene ahora una oportunidad para promover iniciativas clave de actuación política y para tranquilizar a la región que sigue siendo importante para Estados Unidos.

    Errores políticos

    En abril de 2009, el New York Times reveló que el presidente Obama le hizó en secreto a Moscú una gran oferta: Estados Unidos sacrificaría el “tercer lugar” del acuerdo de defensa antimisiles [1] que firmó con Polonia y la República Checa en los últimos meses de la administración Bush, a cambio de la ayuda de Moscú con Irán [2]. En septiembre de 2009 – en el 70º aniversario de la invasión soviética de Polonia – el presidente Obama anunció oficialmente la cancelación del programa, casi sin dar previo aviso a ninguna capital europea. Tanto Varsovia como Praga habían usado  una cantidad considerable de su capital político y diplomático para alcanzar el tercer acuerdo de las instalaciones y la percepción fue que el Kremlin había logrado una importante victoria estratégica.

    En noviembre de 2009, se informó de que Moscú había simulado un juego de guerra en la que las fuerzas armadas rusas invadían Polonia y se disparaban misiles nucleares [3]. El silencio ensordecedor de Washington dejo a Varsovia una vez más con la impresión de que el reseteo de las relaciones con Moscú conllevaban una mayor prioridad para Estados Unidos que sus alianzas tradicionales, en particular con la OTAN.

    Un viejo problema que ha tensionado aún más la relación entre Estados Unidos y Polonia es la continuada exclusión de Polonia del Programa de Exención de Visas (VWP) de Estados Unidos. Polonia es el único país en el área Schengen de Europa que está fuera del privilegiado programa de viajes por el cual los ciudadanos de los países miembros no necesitan visa para entrar a Estados Unidos. Mientras 2,500 tropas polacas siguen luchando hombro a hombro con las tropas de Estados Unidos en Afganistán, es una incongruencia que los polacos sigan estando excluidos del programa VWP.

    Errores de Diplomacia Pública

    En abril de 2010, Polonia sufrió una enorme tragedia cuando el presidente Lech Kaczynski, la Primera Dama de Polonia y ​​94 altos funcionarios de ese país murieron en un accidente aéreo en Smolensk. El presidente Obama no pudo volar a Varsovia para asistir al funeral debido a la nube islandesa de cenizas volcánicas que había suspendido todos los vuelos internacionales a Europa. Sin embargo, el día del funeral se fotografió al presidente Obama jugando al golf.

    No fue el primer error de diplomacia pública de la administración Obama en la región. Mientras que los jefes de Estado y gobierno europeos – incluyendo al primer ministro ruso Vladimir Putin – se reunían para conmemorar el 70º aniversario de la invasión nazi de Polonia en septiembre de 2009, la Casa Blanca ni siquiera respondió formalmente a la invitación. El asesor de Seguridad Nacional, el general Jim Jones, fue enviado a toda prisa en el último minuto, algo que el periódico online U.S.–Polish News describió como una “bofetada” [4].

    Jugando a ponerse al día

    En julio de 2009, veintidós intelectuales y ex responsables políticos de Europa Central y Oriental, entre ellos el ex presidente checo Vaclav Havel y el ex presidente polaco Lech Walesa, publicaron una carta abierta al Gobierno de Estados Unidos en el periódico polaco Gazeta Wyborcza afirmando que “los países de Europa Central y Oriental ya no hacen parte del núcleo de la política exterior de Estados Unidos” [5]. Desde entonces, la administración ha tratado de reparar lentamente las relaciones con estas naciones.

    El presidente Obama tomó una iniciativa que comenzó bajo el gobierno de la administración Bush para ampliar los planes de contingencia del Artículo V de la OTAN para incluír a los Países Bálticos y a Polonia. Los planes formales de la defensa de estos países se acordaron en enero de 2010 y durante su próxima visita, el presidente Obama podría anunciar el emplazamiento en Polonia de algunos de activos americanos de la OTAN actualmente en Europa.

    El emplazamiento de los activos de la OTAN y Estados Unidos en Polonia ha sido desde hace mucho un objetivo de sucesivas administraciones polacas como demostración tangible de una relación de defensa americano-polaca.

    Polonia se ha comprometido a alojar una base del sistema antimisiles terrestre SM-3  que se prevé bajo la Estrategia Adaptativa Escalonada de la Defensa Antimisiles Europea. Sin embargo, este emplazamiento no estará listo hasta el año 2018 y por eso se ha puesto mucho énfasis en el potencial estacionamiento de 16 aviones de combate F-16 en Polonia central, para que se reubiquen desde su base actual en Aviano, Italia.

    La oportunidad del presidente

    Cuando el presidente Obama esté en Varsovia, debería dejar en claro que Estados Unidos está decidido en su compromiso por una sociedad sólida y duradera con Polonia así como con Europa Central y Oriental en general. Él debería:

    • Reafirmar el compromiso de Estados Unidos para con la seguridad de los aliados de Europa Central y Oriental;
    • Destacar el compromiso de Estados Unidos con la OTAN y reafirmar la primacía de la alianza en la arquitectura de seguridad europea;
    • Ampliar la cooperación de la defensa antimisiles con Europa más allá de los acuerdos actualmente previstos de alojamiento, incluyendo el desarrollo conjunto de sistemas de defensa antimisiles, el establecimiento de sistemas de comando y control y la preparación de planes operativos; y
    • Agregar a Polonia en el Programa de Exención de Visas.

    Un importante aliado

    La relación entre Polonia y Estados Unidos se basa en valores compartidos e intereses comunes. Varsovia fue uno de los cuatro países líderes de la actual coalición en Irak desde el inicio de la Operación Libertad Iraquí. Más de 2,500 soldados polacos siguen estando al lado de Estados Unidos y otras fuerzas de la coalición en Afganistán – hay que resaltar de manera significativa que están sin salvedades nacionales impuestas por Varsovia.

    Aunque en la primera parte de su administración hubo una serie de pasos en falso en la región, el presidente Obama tiene la oportunidad de revitalizar las relaciones con Varsovia y reafirmar que Polonia es uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos. Durante su visita, el presidente no sólo deberá encontrar el tono adecuado, sino que también deberá promover iniciativas políticas para demostrar el valor duradero de la relación entre Estados Unidos y Polonia.

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
    Posted in Análisis, Defensa, Estudios, Informes, Liderazgo Americano, Opinión, Política Exterior, Proteger a América, Seguridad Internacional, WebMemo