• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

El Tea Party debería seguir respaldando el libre comercio

Protesta del Tea Party

Recientes noticias de los medios de comunicación han puesto en tela de juicio el respaldo de los miembros del movimiento Tea Party al libre comercio. En términos históricos, queda claro que los participantes del Motín del Té en Boston (el “Tea Party” original) fueron los primeros proponentes del libre comercio en Estados Unidos.

En 1773, los colonos americanos arrojaron 340 cajas de té en el puerto de Boston en lugar de pagar los aranceles de importación del té. Menos de tres años más tarde, los firmantes de la Declaración de Independencia de Estados Unidos acusaban al rey Jorge III de “interferir en nuestro comercio con otras partes del mundo”.

Que es por lo que los actuales miembros del “Tea Party” tienen un importante papel que jugar en la oposición a los actuales proteccionistas, algunos de los cuales argumentan que interferir en nuestro comercio con otras partes del mundo sería algo realmente positivo. Por ejemplo, según un reciente artículo de opinión:

En 1992, el entonces candidato presidencial Ross Perot acuñó la expresión “enorme efecto de succión” para describir el éxodo de empleos desde Estados Unidos hacia México si se aprobaba el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA/TLCAN). El NAFTA/TLCAN se aprobó y la base industrial de Estados Unidos quedó diezmada. Desde entonces, se han aprobado diversos tratados comerciales. Y el resultado es siempre el mismo: las otras naciones se benefician de las pérdidas de Estados Unidos.

Eso es totalmente erróneo. Según los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) y el Banco de la Reserva Federal, el empleo en Estados Unidos ha subido un 15% desde que el NAFTA/TLCAN entró en vigor. Y la producción industrial de Estados ha subido un 40%. ¡Vaya diferencia!

Las barreras comerciales son un típico ejemplo de cómo ciertos intereses particulares usan su influencia para recibir un trato especial por parte del gobierno a expensas del americano promedio. De hecho, las barreras comerciales de Estados Unidos recompensan a estos grupos por su apoyo político. Se trata, por tanto, de la peor forma de tráfico de influencias.

Todos los americanos se deberían unir a los actuales miembros del “Tea Party” para pedir el fin de las restricciones comerciales que sólo benefician a intereses con conexiones políticas y para luchar por la libertad económica de todos los americanos.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

 

Posted in Actualidad, Análisis, Destacables, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Historia de Estados Unidos, Iniciativa y Libre Mercado, Libertad económica, Libre comercio, Opinión, Pensamiento Político, Sociedad civil