• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

El Tratado de Armas de la ONU sigue avanzando

El pasado miércoles, el Primer Comité de la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución para celebrar una conferencia final de negociaciones sobre el Tratado de Comercio de Armas (ATT) entre los días 18 y 28 del próximo mes de marzo, utilizando el texto del tratado de la conferencia del pasado mes de julio y bajo la regla del consenso (es decir, cualquier nación puede bloquear el tratado oponiéndose a él).

Ahora la Asamblea General debe considerar esta resolución, pero la conclusión evidente es que se aprobará por una diferencia aplastante.

Esta maniobra se está presentando como o bien la adopción real de un tratado (que no lo es) o bien como una sorpresa postelectoral por parte de la administración Obama. Y eso también es incorrecto. La explicación es que el calendario de la ONU se vio retrasado por el huracán Sandy y esta votación se debería haber celebrado antes de las elecciones.

Estados Unidos se expresó a favor de la resolución a finales de octubre, la propia resolución ya estaba circulando en septiembre (la primera vez que vi una redacción de la misma) y la administración no ha cambiado su posición de ninguna forma públicamente perceptible. En este caso no hay nada sorprendente o impactante; se trata exactamente de lo que predije cuando comenté este asunto el 1 de noviembre.

Aun así resultará útil hacer dos puntualizaciones. Primero, quienes se oponen al ATT y celebraron su victoria en julio, cuando fracasó la primera conferencia de negociaciones, se estaban engañando a sí mismos. Como advertí en aquel momento, el fracaso no era “el final del proceso. Es el final de una fase”. Las celebraciones de victoria no tenían razón de ser y no tener razón rara vez resulta de utilidad.

Segundo, este tipo de estallidos espasmódicos de alegría por las malas acciones de la ONU (con frecuencia reales, aunque a veces no) no son especialmente constructivos, pues gran parte de las malas acciones de la ONU son un proceso, no un suceso y centrarse en los sucesos demasiado a menudo significa que el proceso es ignorado de forma automática.

En el pasado, he argumentado (y así lo creo aún) que el ATT es una mala idea. Pero la adopción de la resolución del miércoles era un suceso predecible sin una significación especial, excepto que garantiza que algo que siempre fue muy probable que sucediera, de hecho, sucederá.

Existen exactamente las mismas razones para que no nos guste el tratado ahora que las que había el día antes de las elecciones, ya que en lo que respecta al ATT, ninguno de sus fundamentos ha cambiado.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

 

Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Asuntos internacionales, Congreso, Derecho Internacional, Destacables, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo para América, ONU, Opinión, Política Exterior, Principios Fundacionales, Temas legales
 
  • salvador Topete

    Soy estudiante de preparatoria, y quisiera pedirles ayuda para tener mas conocimiento del tema… solo es un concurso.. pero yo no se mucho respecto al tema. Por eso solicito ayuda..

  • salvador Topete

    Como me puedo comunicar con quien a publicado estenarticulo… pues quisiera saver mas del tema ya que tengo que debtir sobre esto ybtengo muchas dudas… porfavor le pido sencomunique que el devate sera en unas pocas semanas