• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • ¿Es Estados Unidos una democracia o una república?

     

    Según los manifestantes de Wall Street, el gobierno representativo de Estados Unidos ha fracasado y, por lo tanto, lo están reemplazando. “Ya que no podemos confiar en nuestros representantes electos para que nos representen en lugar de [representar] a sus grandes donantes”, explican los ocupantes de Zuccotti Park, “estamos creando un microcosmos de lo que realmente parece la democracia”.

    Con el fin de prevenir la corrupción “de la gente que maneja los hilos”, la democracia del manifestante permite que todos participen, hablen y voten en una asamblea general donde no se toman decisiones a menos que haya un consenso. Este proceso de decisión se torna especialmente absurdo y aburrido cuando toda la asamblea participa en los debates sobre cuestiones triviales, como por ejemplo, cuánto dinero se va a destinar a la compra de basureros: “las deliberaciones se prolongaban a medida que la gente presentaba mociones” lo cual, según explica un manifestante en Zucotti, “hacía prácticamente imposible conseguir el financiamiento que necesitan”.

    En esencia, el movimiento Ocupar Wall Street ha rechazado el autogobierno republicano en favor de una democracia pura: nada de cargos, líderes o jerarquía, sólo el populacho.

    Pero, ¿qué es una república y en qué se diferencia de una democracia pura?

    Cuando los americanos juran lealtad a la “bandera de Estados Unidos de América”, están respaldando “a la república que representa”. A diferencia de una democracia en la que los mismos ciudadanos aprueban leyes, en una república como la nuestra, los ciudadanos gobiernan a través de los representantes que ellos eligen libremente.

    Los redactores de la Constitución fundaron una república porque reconocían que el mandato del populacho podía ser una amenaza tan grande a la libertad como el gobierno de un rey. James Madison explica en El Federalista LXIII que la representación “puede ser necesaria en ocasiones para defender al pueblo contra sus propios errores e ilusiones transitorias”. Por tanto, el marco constitucional de Estados Unidos busca proteger al pueblo de los peligros de la democracia popular sin control. Los representantes del pueblo, por supuesto, son los últimos responsables y deben rendir cuentas a los ciudadanos que, con su voto, los pueden sacar del cargo cuando lo estimen oportuno.

    En el habla cotidiana, la gente canta loas a la democracia por ser la forma más justa de gobierno. Lo que se entiende por “democracia” es un régimen en el que normalmente hay elecciones libres y un gobierno que protege los derechos de todos. Entendido de esta manera, Estados Unidos es una democracia, o para ser más precisos, una república democrática.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

     

    Posted in Análisis, Estudios, Historia de Estados Unidos, Opinión, Pensamiento Político, Principios Fundacionales