• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Estados Unidos: De Estado del Bienestar a Sociedad de las Oportunidades

    “¡Debo ir a la universidad!”, insiste Pierre William, de ocho años.

    Tal planificación puede que parezca inusual en un alumno de segundo grado. Pero Pierre tiene suerte. Está acudiendo a una escuela privada del Distrito de Columbia utilizando fondos procedentes del Programa de Oportunidad Escolar del D.C. (DCOSP). Eso ha abierto sus ojos a las posibilidades que sólo una educación universitaria puede proporcionarle.

    Su madre, Patricia William, comenta que el programa le ha enseñado a cómo ser una mejor madre y a cómo involucrarse en la educación de su hijo. Ella insiste en que seguirá estando involucrada. “Trato de estar centrada y no desanimarme”, explica William. Y eso es algo muy importante para sus hijos y para los otros 1,600 beneficiarios de estas becas.

    Este sólo es un Sueño Americano: el sueño de Pierre. Pero todo americano debería tener la oportunidad de perseguir su propio sueño. Esta semana, estamos dando a conocer nuestro informe, Un Estados Unidos de las Oportunidades, un plan de la Fundación Heritage para posibilitar que la gente logre sus sueños.

    Sin embargo, nuestro moderno Estado del Bienestar “desde la cuna hasta la tumba”, está estructurado de tal modo que, en vez de impulsar, obstaculiza la posibilidad de escalar socialmente. A pesar de una enorme variedad de programas y de unos presupuestos colosales, las tasas de pobreza siguen siendo altas, nuestro sistema de educación pública nos está fallando y las familias americanas (cuya importancia para el futuro bienestar de los niños no se puede subestimar) pobres o con bajos ingresos se están derrumbando.

    Ayer, el presidente Obama dejó claro que está más interesado en unas subidas de impuestos adicionales que en unas serias reformas de los derechos a beneficios. Al mismo tiempo, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) estaba proyectando que el gasto en los derechos a beneficios de atención médica será mayor que el gasto en defensa o incluso en el Seguro Social en sólo dos años.

    Para algunos, la mentalidad de los derechos a beneficios del Estado del Bienestar alimenta una cultura de dependencia. Por eso, los conservadores proponen un enfoque diferente, basado en empoderar a todos los americanos. Pretendemos promover la posibilidad de escalar socialmente entre los americanos pobres o con bajos ingresos. Pretendemos fortalecer a una clase media preocupada. Pretendemos reducir las inquietudes en torno a la atención médica y la seguridad de la jubilación. Y pretendemos proteger a aquellos integrantes de la sociedad que han alcanzado el éxito para sí mismos y sus familias.

    En el caso de aquellos que no pueden cuidar de sí mismos o de quienes se ven golpeados en algún momento, creemos en una sociedad que proporcione una red de seguridad básica de carácter temporal con la involucración activa y el liderazgo de sus conciudadanos, complementados con la ayuda pública del nivel correspondiente del gobierno. Pero al final, deberemos reestructurar el Estado del Bienestar para garantizar los compromisos básicos, introducir la opción privada y los incentivos de mercado para alcanzar el éxito y centrarnos en la posibilidad de escalar socialmente.

    Un Estados Unidos de las Oportunidades es nuestro plan que sugiere lo siguiente:

    · Acabar con Obamacare, proporcionando en su lugar soluciones reales para la atención médica. Obamacare representa un gran paso en la dirección equivocada. En su lugar, los responsables políticos deberían reestructurar el tratamiento fiscal de los seguros médicos para fomentar la competitividad y reducir los costos.

    · Conservar el Seguro Social como un verdadero seguro. El presidente Obama habló ayer de un plan para balancear el presupuesto mediante “un conjunto balanceado de recortes del gasto y una mayor reforma fiscal”. Pero la verdadera clave para reducir los futuros déficits es reformar el Seguro Social de modo que se convierta en un verdadero programa de seguros, garantizando que ningún ciudadano de edad avanzada cae en la pobreza y sin proporcionar beneficios automáticos a los jubilados más ricos.

    · Hacer que el Estado del Bienestar sea útil para las personas pobres. El gobierno federal se gasta cada año cerca de un billón de dólares en el Estado del Bienestar. Y sin embargo el sistema no está funcionando. Una reforma real del Estado del Bienestar debería incluir unos fuertes requisitos laborales, debería fomentar el matrimonio y debería utilizar préstamos (no subvenciones) para ayudar a los americanos en situación de necesidad.

    ·  Mejorar la educación ampliando las opciones. Washington debería emitir menos mandatos y fomentar más la experimentación por parte de los estados y los distritos escolares locales. Además, los responsables políticos deberían permitir que la financiación federal acompañase a cada estudiante, sea cual sea la escuela que elija su familia.

    · Fortalecer la inmigración mediante una reforma de sentido común. Al intentar aprobar una reforma “integral”, el Congreso está poniendo las bases de su propio fracaso. Por el contrario, los legisladores deberían reformar nuestro sistema de inmigración legal y hacer que sea más fácil trabajar en Estados Unidos de forma legal y temporal. También deberían fomentar una inmigración de alta calificación. Y para ser justos, la administración debería comprometerse a cumplir la leyes de inmigración existentes.

    ·Revitalizar el matrimonio, la familia y la sociedad civil. Estas instituciones son los pilares de una sociedad floreciente. La ciencia social prueba que las familias cuyos padres siguen casados (marido, mujer e hijos viviendo juntos) son el mejor escenario posible para un desarrollo óptimo de los hijos y proporcionan el mejor seguro para el bienestar futuro de la nación.

    Un Estados Unidos de las Oportunidades descansa sobre la premisa de que todos debemos ser libres para poder perseguir con intensidad nuestro Sueño Americano. Juntos, podemos romper el ciclo de dependencia, fomentar la posibilidad de escalar socialmente y promover la libertad económica para todos.

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

     

    Posted in Actualidad, Análisis, Destacables, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Libertad económica, Liderazgo Americano, Opinión, Pensamiento Político, Sociedad civil