• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Heritage presenta un amicus curiae oponiéndose al mandato individual de Obamacare

Ayer, la Fundación Heritage presentó un informe como amigo de la corte (amicus curiae) a la Corte Federal de Apelaciones del 11º Circuito, reiterando la oposición de Heritage al mandato individual que es pieza clave de la ley Obamacare.

Es la primera vez que presentamos un informe así por lo que se recuerda en esta casa. Pero no teníamos otra elección. En su informe de alegatos ante la Corte Federal de Apelaciones, el gobierno de Estados Unidos citaba a un experto de la Fundación Heritage que hace 21 años apoyó el mandato individual, cuando el punto de vista de Heritage hoy es contrario.

Esto se remonta a finales de enero, cuando el juez federal Robert Vinson dictaminó en la causa de 26 estados contra Obamacare que es inconstitucional el mandato individual de la ley que obligaba a los americanos a comprar seguros de salud aprobados por el gobierno.

Hace más de veinte años, los analistas de Heritage consideraron inicial y equivocadamente la idea de un mandato individual limitado ligado a apropiados incentivos fiscales como respuesta favorable al problema del “aprovechado” (free rider), esto es, ciudadanos que no se compran un seguro médico personal porque saben que en la eventualidad de producirse una enfermedad o lesión, el gobierno garantizará que reciba la necesaria atención médica. Por supuesto, incluso esa posición tan limitada y calificada no otorgaba apoyo para un mandato individual sin límites como está estructurado en la ley Obamacare.

La fe del gobierno en esa disertación arcaica de política es como argüir que un investigador médico, que expresó apoyo con condiciones por cierta terapia hace 21 años, naturalmente debería apoyar una aplicación más amplia de esa terapia hoy en día, incluso si su propia investigación y la de otros han acabado demostrando como erróneas las premisas que cimentaban el trabajo original.

El gobierno federal utilizó nuestra vieja posición e ignoró investigación posterior de Heritage que mostraba que: 1) los mandatos individuales de los seguros de salud fracasarán y son mala política pública; y 2) que el intento del gobierno federal por forzar a ciudadanos particulares a través de la ley Obamacare a comprar seguros médicos es inconstitucional.

No tenemos otra opción que presentar un informe en respuesta para dejar clara la posición de Heritage de que el mandato individual es tanto mala política como inconstitucional.

Como destacamos en nuestro amicus curiae: Los expertos de Heritage se han visto implicados en el debate sobre mandatos durante muchos años, pero su propia investigación contribuye al creciente consenso entre economistas y expertos de política pública pro mercado  que tal mandato no es necesario para alcanzar un alto nivel de cobertura y que nunca producirá la mítica cobertura ‘universal’ que sus partidarios desean”.

Para que una organización de investigación como la nuestra sea honrada intelectualmente no podemos aceptar rígidamente una idea presentada hace décadas e ignorar las pruebas empíricas presentadas desde entonces. Por esto cambiamos nuestra posición sobre los mandatos individuales mucho antes de que el presidente Obama hablase de uno. Como mencionamos en nuestro informe: “Si las citas de los trabajos de política pública estuviesen sujetas a las mismas reglas que las citas legales, entonces la posición de Heritage que cita el Departamento de Justicia debería llevar una marca bien visible indicando que se cambió”.

El mandato de Obamacare incrementará los costos, no alcanzará la cobertura universal y no resolverá el problema del “aprovechado”. Pero aun más importante, viola la Constitución de Estados Unidos porque la Cláusula de Comercio de la Constitución no transforma un gobierno nacional de poderes limitados y enumerados en uno de autoridad ilimitada.

Obamacare es una abominación que debe ser abolida. Mientras las cortes juzgan su constitucionalidad, debemos continuar la lucha para alcanzar ese objetivo legislativamente. Continuaremos abogando por soluciones más inteligentes como las esbozadas en nuestro plan para arreglar la deuda de América: Para Salvar el Sueño Americano, que publicamos esta semana.

América merece una verdadera reforma del sistema de salud que ofrezca libertad personal, innovación en los estados, menores costos, mayor calidad de la atención médica y mayor participación. Obamacare no consigue esto; y nuestro plan sí lo hace, sin mandatos.

 

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
Posted in Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, Sistema de Salud, Soluciones para América, Temas legales