• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Hoy empiezan las audiencias en el Congreso sobre Bengasi

Hoy empiezan las audiencias ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes y ante los Comités de Inteligencia de la Cámara y del Senado sobre el atentado terrorista contra el consulado de Estados Unidos que acabó con la vida del embajador Christopher Stevens y de otros tres americanos en Bengasi, Libia, el pasado 11 de septiembre.

En un nuevo Informe Temático, los analistas de la Fundación Heritage James Jay Carafano y Morgan Lorraine Roach comentan que:

Comprender qué había detrás del atentado terrorista del 11 de septiembre de 2012 contra el edificio de Estados Unidos en Bengasi y sus trágicos resultados es vital para la preparación frente a futuras amenazas para la seguridad de nuestros consulados, embajadas y misiones diplomáticas. El atentado de Bengasi revela un perfil de atentado terrorista con el que es probable que se enfrente de nuevo Estados Unidos.

Las fuentes cercanas a al-Qaeda ya han pedido nuevos atentados contra las embajadas de Estados Unidos. Con independencia de la motivación y la organización que hubiese detrás del atentado de Bengasi, el gobierno de Estados Unidos debería prever que al-Qaeda y sus socios intentarán más ataques de ese tipo.

A continuación ambos analistas plantean cuatro preguntas que los comités del Congreso tienen que hacer:

1. ¿Qué medidas de alerta temprana y antiterroristas estaban vigentes para abordar de forma proactiva las amenazas para la seguridad?

2. ¿Qué valoraciones del riesgo se llevaron a cabo y qué medidas de atenuación del riesgo se adoptaron con anterioridad al atentado?

3. ¿Qué planificación de contingencias se asumió y ejecutó para responder a los asaltos armados contra el edificio de Estados Unidos en Bengasi?

4. ¿Cómo se organizó y administró la respuesta entre las distintas agencias ante el incidente?

Carafano, vicedirector del Instituto Kathryn y Shelby Cullom de Estudios Internacionales y director del Centro Douglas y Sarah Allison de Estudios de Política Exterior, declarará hoy ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara sobre estas cuestiones clave para proteger las embajadas y misiones diplomáticas de Estados Unidos. Carafano es un veterano con 25 años de carrera en el Ejército de Estados Unidos y uno de los principales expertos en asuntos de defensa y seguridad interior de la nación.

Carafano comenta que es imposible “proteger Estados Unidos al 100%”, es decir, proteger cada uno de los edificios u objetivos potenciales de los terroristas. La mejor estrategia antiterrorista es atajar las amenazas a medida que se desarrollan y surgen, antes de que los terroristas tengan la oportunidad de alcanzar su objetivo, una estrategia que ha protegido a Estados Unidos frente a 53 tramas terroristas, que se hayan conocido públicamente, desde el 11 de septiembre.

Por esta razón, averiguar qué se estaba haciendo para identificar y desbaratar las operaciones terroristas en Libia es de suma importancia. Es bien conocido por parte de los responsables de política exterior que “desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, el bisoño gobierno de Libia ha sido incapaz de contener la influencia de las milicias islamistas y extremistas”, comentan Carafano y Roach. El embajador Stevens había enviado un memorándum al Departamento de Estado identificando al menos a 10 conocidos grupos de militantes que podrían suponer una amenaza.

Helle Dale, analista titular de la Fundación Heritage para asuntos de diplomacia pública, añade que la “estrategia del Departamento de Estado de combatir el radicalismo islamista mediante la comunicación estratégica también tiene que ser revisada”. Y a pesar de la creación de una nueva agencia centrada en “la comunicación estratégica antiterrorista”, explica Dale, “hemos visto cómo aumenta el número de atentados terroristas (con éxito o en grado de tentativa) contra las embajadas de Estados Unidos y ya vimos en septiembre cómo las enfurecidas turbas de varios países musulmanes (como las que se concentraron ante la embajada en El Cairo) iban más allá de las amenazas contra las embajadas americanas”.

Algunas de estas audiencias son públicas, mientras que otras son a puerta cerrada. De hecho, el anterior director de la CIA, David Petraeus, que dimitió el pasado viernes alegando una relación extramatrimonial, declarará mañana en una audiencia a puerta cerrada.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

 

Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Conflictos Internacionales, Congreso, Defensa, Destacables, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Medio Oriente, Opinión, Política Exterior, Proteger a América, Seguridad, Temas regionales