• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Irak sacudido por una campaña de atentados terroristas

    La frágil paz en Irak saltó por los aires este lunes debido a una campaña coordinada de atentados terroristas que mató a más de 70 personas en 17 ciudades, siendo su objetivo las fuerzas de seguridad iraquíes y los civiles. Los atentados tuvieron lugar casi simultáneamente en Bagdad, Karbala, Kut, Kirkuk, Najaf y otras localidades y se perpetraron con terroristas suicidas, carros bomba y ataques armados contra instalaciones del gobierno, de la policía y puestos del ejército iraquí.

    Aunque ningún grupo se atribuyó la responsabilidad, los primeros indicios apuntan a al-Qaeda en Irak que ya ha organizado numerosos atentados similares en el pasado. Un funcionario militar iraquí citó los atentados como “evidencia de que al-Qaeda sigue siendo eficaz”.

    Cargos militares de Estados Unidos señalaron que los atentados fueron similares a los lanzados por al-Qaeda en Irak el 25 de agosto del año pasado y que también fueron “atentados complejos, a gran escala”, perpetrados durante el Ramadán, mes sagrado de los musulmanes.

    Los atentados han agudizado la inquietud de que las fuerzas de seguridad iraquíes no estarán a la altura de la tarea de garantizar la seguridad de Irak después de la retirada de los restantes 46,000 soldados americanos a finales de año, como exige el pacto de seguridad bilateral de 2008. La administración Obama ha estado negociando con el gobierno iraquí, pero a cámara lenta y entre bambalinas, para extender la presencia de hasta 10,000 soldados de Estados Unidos que se dediquen a tareas de formación y apoyo de las fuerzas de seguridad iraquíes.

    Los atentados se produjeron poco después de que Abu Mohamed Adnani fuese nombrado nuevo líder de al-Qaeda en Irak, representan un intento de reavivar el conflicto sectario entre suníes y chiítas y demuestran que el grupo sigue siendo una poderosa amenaza. Es probable que la campaña de atentados ponga presión sobre el gobierno iraquí para negociar una extensión de la presencia militar de Estados Unidos, a pesar de las reticencias de varios partidos de la coalición en el gobierno iraquí de admitir públicamente que Irak sigue necesitando ayuda sustancial de Estados Unidos en materia de seguridad.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

     

    Posted in Conflictos Internacionales, Defensa, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, Política Exterior, Seguridad Internacional, Terrorismo