• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Irán orquesta atentados contra la embajada británica en Teherán

Foto: Manifestantes estudiantiles iraníes escalan el muro de la embajada británica durante una protesta el 29 de noviembre de 2011 en Teherán, Irán. UPI / Maryam Rahmanian

 

Manifestantes iraníes ilegalmente irrumpieron en dos instalaciones de la embajada británica en Teherán ayer mientras la policía miraba con los brazos cruzados y el ataque se transmitía en vivo por la televisión iraní. La agencia de noticias semioficial iraní Mehr informó de que seis funcionarios británicos habían sido capturados como rehenes, pero retiró la historia de su página web sólo minutos después sin ninguna explicación.

El régimen paria de Irán ha desafiado flagrantemente una vez más el derecho internacional al no proteger a las instalaciones de la embajada e indudablemente ha orquestado esta acción tan política para castigar al gobierno británico por la escalada de las sanciones en su contra y para apuntalar su erosionando apoyo político doméstico.

Los ataques a la embajada se produjeron después de que parlamento iraní votara el domingo a favor de la expulsión del embajador británico y decidió reducir sus vínculos diplomáticos con Londres después de que este impusiera sanciones al Banco Central de Irán la semana pasada. Ayer, el Consejo de Guardianes de Irán tomó medidas inusualmente rápidas para aprobar la legislación que exige la expulsión del embajador británico a más tardar en dos semanas.

Ambas acciones fueron como dar luz verde a los ataques contra la embajada que se llevaron a cabo por jóvenes iraníes, algunos de los cuales portaban retratos del ayatola Jamenei, líder supremo de Irán. Otros portaban banderolas junto a la imagen del comandante de la Fuerza al- Quds de la Guardia Revolucionaria, Qassem Suleimani.

Las relaciones de Gran Bretaña con Irán se han visto repetidamente afectadas por las amenazas de Irán y sus tácticas de confrontación desde la revolución iraní de 1979. Irán rompió relaciones con Gran Bretaña en 1989 después de que el ayatola Jomeini emitiera una fetua (edicto islámico) pidiendo el asesinato del escritor indo-británico Salman Rushdie por escribir un libro que Jomeini consideraba una blasfemia. Los países restablecieron relaciones diplomáticas en 1990 y alcanzaron el nivel de intercambio de embajadores en 1999. En marzo de 2007, la Guardia Revolucionaria iraní detuvo a 15 marineros y marines británicos mientras patrullaban la mal demarcada frontera marítima entre Irán e Irak y los retuvo durante 13 días.

Nuevamente se esconde el matonesco régimen de Irán tras “manifestaciones estudiantiles” al igual que lo hizo durante el ataque de 1979 contra la embajada de Estados Unidos cuando retuvo como rehenes a 52 diplomáticos americanos durante 444 días. Esta vez, los objetivos del ataque a la embajada británica son para castigar a Gran Bretaña, disuadir a otros países de seguir su liderazgo imponiendo más sanciones a Irán y tratar de reavivar el decaído espíritu revolucionario de los iraníes que cada vez están hartos de las políticas peligrosas y ruinosas del régimen opresor.

Las tensiones internacionales han ido en aumento debido al prohibido programa iraní de armas nucleares y su apoyo al terrorismo. El sábado, dos generales de la Guardia Revolucionaria lanzaron amenazas por separado en contra de Israel y Turquía y advirtieron que si Israel lanza un ataque preventivo contra el programa nuclear de Irán, Teherán convertirá en objetivo las instalaciones nucleares de Israel y también lo harán con las instalaciones de defensa antimisiles de la OTAN que Turquía acepto albergar en su territorio.

A principios de este mes, una misteriosa explosión destruyó una base militar iraní que mató al general de la Guardia Revolucionaria que fue el “principal arquitecto” del programa de misiles balísticos de Irán. La Guardia Revolucionaria de Irán también puede estar detrás del lanzamiento de un ataque el día de ayer con cohetes a través de la frontera libanesa-israelí donde sus aliados de Hizbolá se han enfrentado en varias ocasiones con Israel.

Claramente, la dictadura islamista de Irán se está convirtiendo en una creciente amenaza para una serie de países, incluyendo a Estados Unidos, donde los iraníes fueron agarrados in fraganti en octubre en un complot para asesinar al embajador saudí en Estados Unidos en su restaurante favorito de Washington – que también podría haber matado a muchos americanos. ¿Cuál ha sido la reacción de la administración Obama ante todo esto? Seguimos a la espera de una respuesta concreta.

 

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

 

Posted in Análisis, Derecho Internacional, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, OTAN, Política Exterior, Seguridad