• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Israel derriba un avión no tripulado hecho en Irán

Israel anunció el jueves pasado que había derribado un avión no tripulado que se aproximaba a su costa a unos ocho kilómetros al oeste de la ciudad de Haifa, al norte del país. Los responsables israelíes comentaron que el avión no tripulado provenía del Líbano y que probablemente era una aeronave de fabricación iraní y perteneciente a Hizbolá.

Un F-16 israelí derribó el avión no tripulado con un misil aire-aire y la Armada israelí lo está tratando de recuperar.

Por su parte, Hizbolá negó haber enviado el avión no tripulado, aunque inicialmente también negó haber enviado el avión no tripulado que Israel derribó el pasado mes de octubre antes de admitir finalmente que sí era el responsable. Las autoridades de defensa israelíes se muestran preocupadas por la posibilidad de que Hizbolá esté probando las defensas aéreas israelíes y por que algún pudiera lanzar una oleada de aviones no tripulados armados con ojivas altamente explosivas contra objetivos israelíes.

Irán ha provisto a Hizbolá de aviones no tripulados cada vez más sofisticados desde 2002, algunos de los cuales han sido lanzados sobre Israel al menos desde 2004. Durante la guerra de 2006 entre Israel y Hizbolá, varios aviones no tripulados que transportaban ojivas explosivas fueron derribados sobre el norte de Israel.

En 2010, un objeto volante sospechoso, descrito como un globo motorizado, fue derribado cerca del reactor nuclear de Israel en Dimona. Si Irán o Hizbolá estuvieron envueltos en este incidente, podría indicar la intención de atacar el complejo nuclear de Israel en Dimona si Israel lanza un ataque aéreo contra la infraestructura nuclear de Irán.

Irán también ha proporcionado aviones no tripulados a Siria, que los ha desplegado para encontrar y atacar a las fuerzas rebeldes.

Este reciente incidente con otro avión no tripulado es un episodio más de lo que el vicepresidente de la Fundación Heritage, James Carafano, ha denominado como la “ofensiva global” de Hizbolá. Estados Unidos y sus aliados deberían aplicar mano dura y mantener la vigilancia sobre las actividades criminales de Hizbolá y sus redes de financiación con el objetivo de disminuir esta amenaza potencial.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

 

Posted in Actualidad, Análisis, Asuntos internacionales, Conflictos Internacionales, Defensa, Destacables, Estudios, Irán, Israel, Opinión, Seguridad Internacional, Terrorismo