• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

La Cámara de Representantes puede marcar la pauta a seguir

Desde los progres del Congreso hasta los canales de televisión por cable repiten con insistencia que la nación caerá en el impago a menos que el gobierno suba el límite de la deuda antes del 2 de agosto. Todo este tiempo hemos sentido que tal afirmación es, como mínimo, técnicamente errónea, ya que sin duda alguna sí seremos capaces de pagar los intereses de nuestros bonos. Sin embargo, lo más confuso es los que gritan más que nadie de que se debe subir el límite de la deuda también insisten en que una votación mañana en la Cámara de Representantes para subir el límite de la deuda es “un gesto vacío y simbólico”.

¿Cómo hemos llegado hasta este punto?

La votación será sobre la propuesta “Recortar, Limitar y Balancear” (Cut, Cap, and Balance Act o CCB) y a los progres no les gusta porque recorta el gasto federal de inmediato, coloca un límite legal al gasto federal y requiere la aprobación de una enmienda del presupuesto balanceado a la Constitución que luego se enviará a los estados para su ratificación. La aprobación de una ley así allanaría el camino para subir el límite de la deuda, algo que es políticamente inaceptable para republicanos y demócratas.

Nuestra organización filial, Heritage Action for America anunció ayer que apoya la votación de la CCB en la Cámara de Representantes como un paso en la dirección correcta. Heritage Action busca reducir el gasto federal y los préstamos al tiempo que se protege a Estados Unidos y no se aumentan los impuestos.

El presidente Obama, que ha amenazado con vetar la CCB, y sus seguidores siguen repitiendo el lema ese de que “no necesitamos una enmienda constitucional para hacer nuestro trabajo” y la calificó de “innecesaria”.

Pues aprovechemos para recordar a todos que ayer se cumplió el día 810 desde que el Senado de Estados Unidos aprobó siquiera un presupuesto, fuera balanceado o desbalanceado, y este debate está teniendo lugar en el contexto de una deuda de $14 billones – y sigue creciendo. Difícilmente la viva imagen de gobierno responsable y balanceado. Poner más impuestos, gastar y despilfarrar no es una opción.

El Senado puede modificar la CCB como lo considere conveniente y mandarlo de vuelta a la Cámara si quiere. Descartándola bruscamente  como una iniciativa inútil y fracasada antes de empezar contradice la retórica de la supuesta urgencia del límite de la deuda.

En un gobierno dividido, el legislador no puede esperar hasta que los medios de comunicación declaren el consenso para votar. Una cámara ha propuesto y aprobado un presupuesto este año – la Cámara de Representantes. Esa misma cámara ahora debe marcar la pauta a seguir para la reforma de gasto del gobierno y un aumento responsable del límite de la deuda. Esperar hasta que no quede ninguna buena opción sería algo aún más representativo de un gobierno roto.

 

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
Posted in Cámara de Representantes, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Opinión, Temas legales