• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • La Carta de Derechos de Estados Unidos

     

    La falta de una declaración de derechos, como la que se encontraba en la mayoría de las constituciones estatales, por ejemplo en la Declaración de Derechos de Virginia, se convirtió en el grito de guerra para los antifederalistas durante el debate de ratificación. Los defensores de la Constitución (dirigidos por Madison) acordaron añadir una en la primera sesión del Congreso.

    Ratificadas el 15 de diciembre de 1791, las primeras diez enmiendas –la  Carta de Derechos– incluyen amplias restricciones al gobierno federal y a su capacidad de limitar ciertos derechos fundamentales así como asuntos procesales. La Novena y la Décima brevemente resumen la doble teoría de la Constitución: el propósito de la Constitución es proteger los derechos que no provienen del gobierno, sino del propio pueblo, y los poderes del gobierno nacional se limitan sólo a aquellos que les sean delegados por la Constitución en nombre del pueblo.

     

     

    ENMIENDAS  A LA

    CONSTITUCION DE ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA


    Enmienda I[1]

    El Congreso no legislará respecto al establecimiento de una religión o a la prohibición del libre ejercicio de la misma; ni impondrá obstáculos a la libertad de expresión o de la prensa; ni coartará el derecho del pueblo para reunirse pacíficamente y para pedir al gobierno la reparación de agravios.

     

    Enmienda II

    Una Milicia bien regulada, siendo necesaria para la seguridad de un estado Libre, no violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas.

     

    Enmienda III

    Ningún soldado será acuartelado en casa alguna, durante tiempos de paz, sin el consentimiento del propietario; ni en tiempos de guerra, excepto en el modo que la ley lo prescriba.

     

    Enmienda IV

    El derecho de los habitantes a la seguridad de su persona, sus casas, escritos y efectos, contra incautaciones y búsquedas irrazonables, no será violado, y no se expedirán órdenes judiciales a menos que exista una causa probable, corroborada mediante Juramento o Declaración solemne, y cuyo contenido describirá con particularidad el lugar a ser registrado y las personas o cosas que serán objeto de detención o embargo.

     

    Enmienda V

    Ninguna persona será detenida para que responda por un delito punible con la pena de muerte u otro delito infame, sin una denuncia o acusación de un Gran Jurado, salvo en los casos que se presenten en las fuerzas terrestres o navales, o en la Milicia, cuando estas estén en servicio activo en tiempos de Guerra o de peligro público; tampoco podrá someterse a una persona dos veces, por el mismo delito, al peligro de perder la vida o sufrir daños corporales; tampoco podrá obligársele a testificar en contra de sí mismo en una causa penal, ni se le privará de la vida, la libertad, o la propiedad sin el debido proceso judicial; tampoco podrá enajenarse la propiedad privada para darle usos públicos sin una compensación justa.

     

    Enmienda VI

    En toda causa criminal, el acusado gozará el derecho a un juicio público y expedito por un jurado imparcial del Estado y distrito en donde el crimen haya sido cometido, y el cual haya sido previamente determinado por la ley; así como a que se le haga saber la naturaleza y causa de la acusación; a que se le confronte con los testigos que depongas en su contra, a que se obligue a comparecer a los testigos que le favorezcan y a contar con la Ayuda de un Abogado que lo defienda.

     

    Enmienda VII

    En Juicios de ley consuetudinaria (common law), donde el valor en controversia exceda los veinte dólares, el derecho a un juicio con Jurado será preservado, y ningún hecho que sea tratado por un Jurado, será reexaminado en cualquier otra Corte de los Estados Unidos, que no sea de acuerdo con las reglas del derecho consuetudinario.

     

    Enmienda VIII

    No se exigirán fianzas excesivas, ni se impondrán multas excesivas, ni se infligirán penas crueles e inusuales.

     

    Enmienda IX

    La enumeración de ciertos derechos en la Constitución no será interpretado como una negación o menosprecio de otros derechos retenidos por el pueblo.

     

    Enmienda X

    Los poderes que la Constitución no delegue a los Estados Unidos, ni prohibido a los Estados se reservan a los Estados respectivamente, o al pueblo.



    [1] Las primeras 10 Enmiendas (Carta de Derechos) fueron ratificadas efectivamente el 15 de Diciembre de 1791.

     

     

    Posted in Constitucionalismo, Gobierno de Estados Unidos, Historia de Estados Unidos, Liderazgo para América, Opinión, Pensamiento Político, Principios Fundacionales