• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

La cumbre desconocida: Actores clave en Latinoamérica avanzan hacia la unidad económica

 

La semana pasada, en Mérida, México, los líderes de Chile, México, Perú y Colombia se reunieron el 4 de diciembre para reafirmar su compromiso compartido con la integración económica, el crecimiento y la competitividad.

Es posible que Ud. no haya oído hablar de la cumbre. De hecho, en una búsqueda en Google de los últimos artículos de noticias en Estados Unidos cubriendo la reunión de la “Alianza del Pacífico” aparecen sólo nueve resultados. Parece que mientras que los socios clave de Estados Unidos en América Latina se reunieron para discutir importantes temas económicos y comerciales, Estados Unidos no estaba prestando mucha atención.

No obstante, esta desatención de Estados Unidos tiene poco sentido. Con una población total que supera los 200 millones, las naciones de la Alianza del Pacífico constituyen el 34% del producto interno bruto de América Latina y el 50% del comercio total de América Latina. De hecho, el comercio de los cuatro países de la Alianza es superior al de Mercosur que lleva ya dos décadas de existencia.

Esta Alianza del Pacífico, que se estableció en abril, busca crear un bloque comercial a lo largo de la costa del Pacífico, centrado en la promoción de los intereses comunes del comercio, la innovación y la inversión. Habiéndose reunido por segunda vez este año, los líderes de Chile, México, Perú y Colombia (con Panamá asistiendo como observador) se comprometieron a firmar un marco de acuerdo para promover la integración económica y la libre circulación de mercancías, personas y servicios dentro de los próximos seis meses.

El presidente mexicano Felipe Calderón proclamó en la cumbre: “Hoy, estamos dando un paso crucial para el futuro de nuestra región. … Es una fuerza sin precedentes que es clave en un entorno global inseguro”. Por supuesto, Calderón también explicó que: “El crecimiento económico en los próximos años no será motivado por el crecimiento en Estados Unidos”.

Con la reciente crisis económica y tras los acuerdos de libre comercio con Colombia y Panamá que habían estado en el limbo durante años, realmente no debería ser ninguna sorpresa que algunos miembros de la Alianza del Pacífico se hayan desencantado de Estados Unidos. Sin embargo, Estados Unidos todavía puede darle la vuelta a esta situación y mostrar interés en el proceso de la Alianza del Pacífico.

Hablando específicamente de las relaciones Estados Unidos-Perú a principios de este año, los analistas de Heritage James Roberts y Ray Walser explicaban que “un compromiso compartido por ambos países para la apertura de la Cuenca del Pacífico al comercio y las oportunidades de mercado creará empleos en Estados Unidos y reforzar los profundamente arraigados lazos de comercio y amistad peruano-americanos”. Del mismo modo, las iniciativas económicas de Chile, Colombia, Perú y México podrían servir como un contrapeso democrático y de libre mercado al persistente movimiento de izquierda que va a través de Venezuela, Ecuador y Nicaragua, así como un Brasil cada vez más independiente.

Estados Unidos no debe permitir que nuestros aliados en América Latina sigan cuestionándose nuestro cometido. Ofrecer el apoyo de Estados Unidos a los objetivos de libre mercado de la Alianza del Pacífico está realmente en el mejor interés de todos.

 

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

 

Posted in Actualidad, América Latina, Asuntos internacionales, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Iniciativa y Libre Mercado, Libre comercio, Opinión