• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • La opción escolar es la nueva norma

    Encontrar soluciones eficaces a los problemas de educación de nuestra nación es uno de los asuntos más acuciantes a los que se enfrenta Estados Unidos hoy. Muchos niños carecen de opciones educativas de calidad y demasiado a menudo se ven relegados a asistir a escuelas de bajo rendimiento. La falta de opción educativa es una realidad para miles de niños de baja y media renta en todo el país y es un factor principal en los mediocres niveles de rendimiento académico de nuestra nación. Pero afortunadamente, 2011 ha marcado un cambio de rumbo a favor de la opción escolar, con un número creciente de estados poniendo en marcha opciones tales como bonos escolares, créditos fiscales para programas de enseñanza, aprendizaje online y otras innovadoras opciones escolares que ofrecen una mejor alternativa a los niños de Estados Unidos.

    La opción escolar, que ahorra dinero al contribuyente y a la vez ofrece a los niños una educación de mayor calidad, está arrasando por toda la nación.

    Y es una idea cuyo momento ha llegado. En vez de financiar edificios para escuelas, la filosofía tras la opción escolar es que deberíamos financiar a los estudiantes y permitir que el dinero escolar siga al niño hasta la escuela de su elección.

    En lugares como Washington, D.C., donde el ahora revivido Programa Escolar de Oportunidad de D.C. provee a niños de bajos ingresos con becas para asisitir a la escuela privada de su elección, se han alcanzado mejoras drásticas en los resultados. Estos niños, que alguna vez asisitieron a las escuelas públicas de peor rendimiento del país, ahora prosperan en las escuelas elegidas por sus padres – no asignadas según su código postal. El rendimiento académico ha subido y, de forma impresionante, los estudiantes que recibieron las becas para asisitir a escuelas privadas de su elección tienen un índice de graduación del 91%.

    El más reciente estado que está pensando en dar más opciones escolares a las familias es Pensilvania, donde el senador estatal Lloyd K. Smucker (R) está patrocinando una propuesta de ley para aumentar los fondos del Programa de Becas de Créditos Fiscales para la Mejora Educativa hasta los $100 millones. La intención de Smucker es ofrecer a más estudiantes de bajos ingresos en su estado la oportunidad de la escolarización privada.

    El Lancaster Online informa:

    “La competencia eleva el servicio de calidad, y la educación no debería estar exenta”, dijo [Smucker].

    En respuesta a aquellos que creen que los bonos escolares perjudicarán la financiación de la escuela pública, Smucker dijo que las escuelas públicas seguirán manteniendo sus fondos locales y federales. Solo la parte estatal iría a los padres de niños que sean aceptados en el programa.

    Como la escuela pública ya no tendría que educar a ese niño, los ingresos promedio por estudiante en realidad subirían, dijo Smucker.

    Las propuestas de opción escolar están obteniendo apoyo bipartidista por todo el país. Más de dos docenas de estados han estudiado legislación de opción escolar este año y solo en este ciclo legislativo se consideraron 16 propuestas de ley de opción escolar para escuelas de necesidades especiales.

    John Boehner (R-OH) puso en marcha las cosas este año cuando fue elegido presidente de la Cámara de Representantes. En uno de sus primeros actos en el 112º Congreso, Boehner decidió recuperar y ampliar el  Programa Escolar de Oportunidad de D.C. – que el anterior Congreso dejó moribundo. Ahora, los niños de hogares de bajos ingresos del Distrito (que cuenta con uno de los sistemas escolares públicos peor calificados en América) tienen la posibilidad de recibir educación de calidad. Desde ese momento, el asunto realmente despegó.

    Arizona promulgó un pionero programa “Cuenta de Ahorro para Educación” (ESA) que da a los padres de niños con necesidades especiales la opción de la escolarización privada. Los padres en Arizona pueden ahora recibir el 85% de la financiación estatal por alumno en una ESA y usar ese dinero para pagar la educación privada.

    Wisconsin rompió exitosamente el estrangulamiento sindical sobre la educación pública y amplió el Programa Choice de Padres de Milwaukee (MPCP) que otorga bonos a los niños de familias de bajos ingresos de la ciudad para que vayan a la escuela privada de su elección. Indiana aprobó lo que será el programa más grande de bonos escolares del país que, cuando esté plenamente en funcionamiento, dará a unos 600,000 niños la oportunidad de asistir a la escuela privada que mejor cubra sus necesidades. Y Oklahoma ha seguido el ejemplo, promulgando programa de créditos fiscales en educación para empresas que elijan contribuir a organizaciones que conceden becas escolares, lo que a su vez provee de fondos a los niños de familias de bajos ingresos.

    Como escribe la analista de Política Educativa de Heritage, Lindsey Burke:

    De hecho, esta es la nueva norma: es asombroso encontrarse ahora con estados que no hayan implementado algún tipo de opción escolar para las familias, tanto si es créditos fiscales para la educación como bonos escolares o aprendizaje online.

    Y con todos los estados tratando de adelantar al siguiente para proporcionar oportunidades escolares para los niños, es difícil mantenerse al día respecto a la proliferación de oportunidades.

    Y sin embargo, los grupos educativos de intereses especiales – los sindicatos educativos – están frontalmente en contra de tales opciones para niños y estados en general. Constantemente cabildean para detener en seco al movimiento de opción escolar porque saben que supone una amenaza a su poder. Pero el total dominio sindical sobre la educación está empezando a derrumbarse – gracias a los esfuerzos en Wisconsin y en otros sitios – y se están siguiendo políticas con el mejor interés de los niños, no los adultos, en mente.

    Todo estudiante en América merece la oportunidad de una educación de primera clase. Los líderes estatales en todo el país deberían mirar a los estados que ya van en la dirección de empoderar a los padres con opciones educativas. Aquellos que no participen en la revolución de la opción escolar le harán un flaco favor a sus alumnos y se quedarán rezagados sin esperanza.

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

     

    Posted in Educación, Estudios, Liderazgo para América, Opinión