• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • La previa del presupuesto de defensa del Pentágono: Nos faltarán capacidades

    WEBMEMO #3475 

     

    El 26 de enero, el secretario de Defensa Leon Panetta ofreció al público una previa de la solicitud de presupuesto de defensa que la administración Obama presentará el 13 de febrero. Los detalles completos de la solicitud de presupuesto de defensa del ejercicio fiscal 2013 se darán a conocer el mes próximo, pero la presentación de Panetta pone en claro que el presupuesto no proporcionará a las fuerzas armadas de Estados Unidos los recursos que necesita. Los recursos inadecuados conllevan capacidades inadecuadas que el secretario describió en términos generales.

    Disminución de la disponibilidad general de las fuerzas armadas

    Como ocurrió después de la Guerra de Vietnam en los años 70, las reducciones del presupuesto de defensa del alcance anunciado por Panetta conducen en líneas generales a menor disponibilidad y ultimadamente a un ejército muy debilitado. Esto es así porque una fuerza demasiado pequeña tiene que soportar un ritmo más intenso en las operaciones y los ciclos de rotación. También constituye una reducción de la ventaja tecnológica que permite a las fuerzas armadas de Estados Unidos alcanzar la victoria en el campo de batalla de forma rápida y con menos bajas. Finalmente, se hace más difícil dotar a la fuerza de personal de alta calidad y mantener alta la moral.

    Abordar los retos a la seguridad de Estados Unidos y sus aliados requiere un ejército que sea capaz de llevar a cabo operaciones a escala global. Por ejemplo, la falta de una presencia militar permanente de Estados Unidos en Asia, podría permitir a China bloquear la libertad de tránsito en el mar de la China Meridional. La resultante perturbación al comercio sería un desastre para los amigos y aliados de Estados Unidos, incluido Taiwán, que importa el 98% de su petróleo a través de esta vía marítima. De igual modo, un bloqueo iraní del estrecho de Ormuz perturbaría el comercio global, pues el 20 % de los productos petrolíferos del mundo transitan por el estrecho.

    Además, unas capacidades convencionales más débiles suponen un riesgo significativo del aumento de conflictos, incluyendo el uso de armas de destrucción masiva. Los costos del uso de armas nucleares, por ejemplo, son prácticamente incalculables en términos humanos, económicos y políticos. Por último, es clave que el pueblo americano comprenda que este tipo de reducciones presupuestarias en defensa disminuirá la capacidad de desplegar el ejército de Estados Unidos donde haga falta. Es esta capacidad de proyectar fuerza la que permite a Estados Unidos combatir a sus enemigos “por ahí” en lugares como Afganistán, en vez de que sea aquí, en el territorio nacional. Si el 11 de septiembre enseñó algo al pueblo americano, es que no quiere que las guerras se libren en su territorio.

     

    La pérdida de importantes capacidades militares

    Después de dar su somera explicación de los números del presupuesto, Panetta siguió con la descripción de las capacidades que se perderán como resultado de este presupuesto. En consecuencia, es importante que el Congreso tenga en cuenta que este presupuesto no concierne sólo al recorte del gasto en el Pentágono. De forma específica, el secretario reveló que un presupuesto más bajo daría el siguiente resultado:

    · Un Ejército de Tierra y un Cuerpo de Marines más reducidos. El presupuesto creará un Ejército de Tierra activo de sólo 490,000 personas – esto comparado con la fuerza actual de alrededor de 562,000 efectivos. En cuanto a la estructuras de estas fuerzas, se reducirá el número de brigadas de combate, incluyendo la retirada de Europa de dos de estas brigadas. El tamaño del Cuerpo de Marines en activo se reducirá de los casi 202,000 a 182,000. Estas reducciones de personal se prolongarán durante cinco años. Al tomar estos pasos, el Departamento de Defensa expone las dudas acerca del nivel de protección proporcionado a los aliados de Estados Unidos y los intereses en Europa y confirma que ya no será capaz de sostener operaciones de estabilidad a largo plazo.

    · Una flota de cazas tácticos más pequeña para la Fuerza Aérea. El plan de gasto desmantelará seis escuadrones de cazas tácticos. Un escuadrón adicional de cazas de entrenamiento también será eliminado. Además, el ritmo de adquisición del F-35, el Joint Strike Fighter (JSF) se ralentizará. Lo que probablemente va a incrementar el costo por unidad de la aeronave y con el tiempo llevará a una reducción del tamaño de la compra.

    · Retirada de los buques más viejos de la Armada mientras se ralentiza la adquisición de los nuevos. Con este presupuesto, la Armada llevará siete cruceros y dos buques anfibios a la retirada anticipada mientras se retrasan o reducen las adquisiciones de una gran nave anfibia, un submarino de la clase Virginia, el reemplazo de submarinos nucleares estratégicos, buques de combate litoral y navíos tácticos de gran velocidad (JHSV).

    · Reducción de la movilidad aérea. El presupuesto forzará la retirada de 27 aviones C-5A y 65 aviones C-130. También despojará a las fuerzas armadas de 38 aviones C-27.

    · Disminución del programa de defensa con misiles. En este caso, la previsión es algo vaga. Todo lo que Panetta afirma es que no todos los fondos estaban protegidos en este campo y que el programa aceptará algún riesgo en términos de defensa antimisiles desplegable a nivel regional.

    · Aumento del riesgo para la base industrial de defensa. La previa reconoce que la base industrial de defensa “requerirá de una cuidadosa monitorización en el futuro.” Estas palabras está en clave, queriendo decir que su viabilidad en ciertas áreas será difícil de mantener. Es más, el secretario habla sobre la base industrial en términos de “reversibilidad”, lo que quiere decir que su salud está una trayectoria descendente.

    · Límites futuros a la compensación militar.  Panetta afirmó que los aumentos de los sueldos militares se limitarán con el comienzo del ejercicio fiscal 2015. La atención médica a los militares jubilados estará sujeta a mayores tarifas, copagos y franquicias. Aunque no se propusieron cambios específicos en el sistema de jubilación militar, el Departamento de Defensa establecerá una comisión que haga recomendaciones para reestructurar el sistema. Es seguro que el mandato de la comisión incluirá formas cómo reducir costos.

     

    Tímido presupuesto de Defensa

    El secretario de Defensa indicó que el presupuesto total de defensa sumará alrededor de 635,000 millones de dólares para la autoridad presupuestaria en el ejercico fiscal 2013, algunos de los cuales caen fuera de la previsión del Departamento de Defensa y de Panetta. A modo de comparación, el presupuesto total de defensa del ejercico fiscal 2010 fue de más 721,000 millones de dólares. De esta forma, el secretario de Defensa está proponiendo un presupuesto de defensa para el ejercico fiscal  2013 que es más de 80,000 millones de dólares menor que el de 2010 (tres años antes). Además, esto no toma en consideración los efectos de la inflación. Cuando se tiene en cuenta la inflación, el presupuesto de defensa del ejercico fiscal 2013 será menor en más de 90,000 millones de dólares (en dólares del ejercico fiscal 2005).

    No obstante, el declive seguirá sin descanso durante el ejercico fiscal 2013. Si bien Panetta no proporcionó el conjunto completo de números del presupuesto de defensa para los años 2014 a 2017, dijo que el presupuesto se recortaría en unos 259,000 millones de dólares, acumulativos durante ese período frente a una base sin especificar. Panetta aclaró que el presupuesto que se presentará el 13 de febrero no incluye los automáticos recortes de gasto de la Ley de Control Presupuestario (BCA). Esta ley, promulgada a finales del verano pasado, activa recortes de gasto automáticos que podrían alcanzar prácticamente los 600,000 millones de dólares del presupuesto de defensa sumados a aquellos ya contenidos en el presupuesto pendiente para el período que cubre del ejercico fiscal 2013 al ejercico fiscal  2021. En este punto, el único modo de evitar estos recortes automáticos es que la Ley de Control Presupuestario sea enmendada o derogada. El presidente Obama, sin embargo, indicó el pasado noviembre que vetaría la legislación que hiciera cualquiera de las dos cosas.

    El presupuesto de defensa que el secretario Panetta ha previsto eleva el nivel de riesgo para Estados Unidos, amigos y aliados alrededor del mundo. Él reconoció esta realidad. Lo que el Congreso y el pueblo americano necesitan comprender es que los riesgos son excesivamente altos. Estos riesgos incluyen las vidas y el bienestar de mucha gente alrededor del globo, la preservación del sistema de comercio global y la prosperidad futura, y, en última instancia, la causa de la libertad mundial. No vale la pena correr semejantes riesgos.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.
    Baker Spring es experto en seguridad nacional adscrito a la donación F. M. Kirby para el Centro Douglas y Sarah Allison para Asuntos de Política Exterior, una división del Instituto Kathryn y Shelby Cullom para Estudios Internacionales  de la Fundación Heritage.
    Posted in Actualidad, Análisis, Defensa, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Opinión, Proteger a América, Seguridad