• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • La sociedad civil: Clave para luchar contra la pobreza y ampliar las oportunidades

    Muchos conservadores culpan a los programas de asistencia social del gobierno por ser demasiado caros o porque entran en conflicto con los límites constitucionales adecuados. Pero hay otro punto a considerar: La sociedad civil ofrece una mejor esperanza y oportunidad para escapar de la pobreza, más de lo que puede cualquier otro programa de gobierno.

    Abogar por un gobierno limitado va de la mano con la confianza en la capacidad de las instituciones de la sociedad civil para satisfacer las necesidades humanas, tales como familias, iglesias y empresas locales.

    Step13, un programa de ayuda en Denver, es el tipo de iniciativa que puede ayudar a forjar esa convicción.

    Ubicado a pocas cuadras del Coors Field,  Step 13 es un programa sin fines de lucro de vivienda transitoria para drogadictos sin hogar. Su fundador y presidente, Bob Coté, ha dedicado su vida a ayudar a hombres arruinados a recuperar su dignidad y volver a levantarse.

    Pero el amor de Coté por el prójimo a menudo se torna exigente. Él se espera que los hombres traten a los demás y sus instalaciones con respeto. Fija un alto nivel de comportamiento y les exige que respondan por sus actos.

    Una vez, al encontrar un graffiti en un baño, Coté lo mantuvo cerrado durante seis semanas. El tener que usar el baño de una estación de autobús cercana persuadió a los hombres para que se lo piensen dos veces antes de estropear la propiedad de Step 13 de nuevo.

    Coté también lleva a cabo controles aleatorios que detectan el consumo de drogas, a sabiendas de que estos hombres deben superar sus adicciones si desean escapar de la pobreza.

    ¿Por qué hospedarse en Step 13 con sus estrictas reglas en vez de aprovecharse de los albergues del gobierno local?

    “Lo intenté una y otra vez, pero en aquellos albergues no me obligaban a renunciar a mis drogas”, dice uno de los participantes.”Yo sabía que necesitaba la patada en el trasero que Step 13 da, yo necesitaba de los controles de orina aleatorios”.

    El planteamiento de Step 13  demuestra varias razones básicas por las que la sociedad civil a menudo sirve a los pobres con más eficacia que los programas de gobierno.

    En primer lugar, estas instituciones locales pueden entender la raíz del problema e ir directamente a ella. Con simplemente dar el dinero de los contribuyentes a los pobres no se vence a la pobreza. En Estados Unidos, la pobreza material por lo general es un síntoma de problemas más profundos, como la depresión, la ausencia de los padres o de relaciones rotas.

    Grupos como Step 13, a menudo armados con una forma bíblica de ver la vida, son capaces de diagnosticar la raíz de los problemas de la pobreza y la desintegración social. Ellos tienen una ventaja para afrontar los problemas con eficacia.

    En segundo lugar, aquellos que forman parte de las instituciones de la sociedad civil tienen la ventaja de conocer personalmente a los que ayudan. Las personas tienen necesidades diferentes en momentos diferentes. Las soluciones eficaces diseñan a medida la ayuda que se necesita. El planteamiento de los programas de gobierno de que un solo modelo le viene bien a todos carece de este conocimiento personal.

    Las distantes burocracias no son capaces de ver lo que Bob Coté ve: la adicción a las drogas de un hombre tiene sus raíces en un abandono en la infancia, pero la adicción de la siguiente persona puede remontarse a un problema de aprendizaje. Conocer personalmente a estos hombres permite a Step 13 dotarlos con la ayuda necesaria.

    En tercer lugar, las familias y las congregaciones locales con frecuencia están equipadas para hacer frente a una gama más amplia de necesidades que el gobierno. Para prosperar, las personas necesitan no sólo cosas físicas, como ropa, abrigo y alimentos, sino también intangibles, como motivación, esperanza, formación, corrección y buenos modelos a seguir.

    A veces sólo necesitan de alguien que le proporcione una información útil o que abogue por ellos. Y necesitan un sentido de propósito, de significado y de pertenencia.

    Los programas gubernamentales contra la pobreza a menudo se centran en un conjunto reducido de necesidades, una perspectiva que obstaculiza su capacidad para cambiar de vida. Las familias y los ministerios confesionales, en cambio, están equipados para satisfacer a una gama de necesidades mucho más amplia, incluidas la espiritual, familiar, emocional e interpersonal. Así que las organizaciones de la sociedad civil ofrecen un camino más realista para el desarrollo humano.

    Cuarto, encauzar el problema de forma personalizada puede conectar ayuda con responsabilidad y disciplina. Muchas formas de asistencia social del gobierno requieren poco o nada a cambio de aquellos que reciben la ayuda en efectivo y otros, no hay una nota de agradecimiento, ninguna promesa de devolver el dinero, no hay un incremento para los que cumplen los estándares de buena conducta, ni ningún esfuerzo para mejorar su propia situación.

    Este enfoque deshumaniza a los más necesitados, tratándolos como receptores pasivos, sin nada que aportar al bien común. También cultiva una mentalidad de derechos a beneficios, así como la dependencia de las dádivas del gobierno.

    Las organizaciones como Step13 funcionan de manera diferente. Se dan cuenta que vincular ayuda con responsabilidad y disciplina es una forma de encauzar el problema de una manera más digna y afectuosa. Reconoce que los pobres tienen dones que compartir y los ayuda a escapar de los ciclos de dependencia.

    He aquí una lección para los programas de asistencia social del gobierno. En 1996, cuando un nuevo programa federal, llamado Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF), comenzó a vincular la ayuda con tener que trabajar, millones se salieron de las listas de asistencia social y la pobreza infantil se redujo significativamente.

    Reconociendo que la disciplina es una forma de cuidado, los conservadores deberían promover similares requisitos de trabajo en otros programas de asistencia social.

    Quinto y último, nuestras instituciones de la sociedad civil pueden idear formas innovadoras de promover el trabajo y el servicio. La herramienta más eficaz para salir de la pobreza en Estados Unidos es ganando un sueldo. Las organizaciones no gubernamentales no sólo pueden proporcionar empleo directamente, sino que también pueden ayudar a hombres y mujeres sin empleo capacitándolos para encontrar y mantener un puesto de trabajo.

    En Denver, Coté arma a los hombres de Step 13 con educación a través del uso de computadoras, con programas de formación y les enseña habilidades básicas de la vida. Él da fe de su carácter y de su ética de trabajo cuando le pide a dueños de los negocios locales y ejecutivos que les den una oportunidad a estos hombres.

    Las empresas aceptan debido a que la presencia de Coté como mentor hace que los hombres tengan que rendir cuentas de sus actos. Esta dinámica humana es prácticamente inexistente en gran parte de la asistencia social gubernamental o de los programas de “creación de empleo”.

    ¿Qué programa de gobierno dirigido por los burócratas de Washington puede mostrarse tan bien preparado para ayudar a americanos a salir de la pobreza, ampliar sus oportunidades y  prepararlos para prosperar?

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.
    Posted in Derecho a beneficios, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión