• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • La verdad detrás de los subsidios a las petroleras


    Es fácil burlarse de las compañías petroleras, especialmente cuando los precios de la gasolina están subiendo por encima de $4 el galón. Jugar el papel de David contra un enorme Goliat corporativo es una buena manera de ganar puntos políticos, por tanto no es raro que el presidente Barack Obama y los progres del Congreso hayan hecho sonar la alarma para acabar con subsidios petroleros como forma de vengarse de aquellos que dicen que son responsables del alto costo de la energía.

    La verdad, sin embargo, no es tan simple como la fábula del bien contra el mal que a la izquierda le gustaría que Ud. crea.

    El miércoles, cinco senadores demócratas de Estados Unidos enviaron una carta a los gerentes de las cinco mayores compañías petroleras declarando: “Si somos serios de verdad acerca de la reducción de nuestro déficit es imperativo que empecemos por eliminar los derrochadores e ineficaces subsidios corporativos que han dejado de ser útiles”.

    La retórica antisubsidios de la izquierda da en el blanco. Terminar con todos los subsidios a la energía, incluso los del petróleo y el gas, sería bueno para el contribuyente y los consumidores americanos. Pero si estos senadores fuesen verdaderamente serios sobre recortar el déficit, no se pararían solo en reducir los subsidios de las compañías petroleras. También pedirían la eliminación de los subsidios a los proyectos clientelistas del presidente, como combustibles renovables, autos eléctricos, energía eólica y energía solar. Eche en el saco también ael carbón limpio y el gas natural. Esa sería la medida correcta para los contribuyentes americanos. Pero las buenas políticas no son su objetivo – desprestigiar una industria es su objetivo final.

    Hay otro problema con la cruzada de la izquierda contra la industria petrolera. Nicolas Loris y Curtis Dubay, de la Fundación Heritage, explican que los llamamientos indiscriminados para acabar con los subsidios del petróleo es en realidad lenguaje en clave para dirigir impuestos contra compañías que no les gustan:

    El presidente se extralimita al definir lo que es realmente un subsidio para el petróleo y hace caso omiso de que el gobierno perdujica más que ayuda en la producción de petróleo. Acusa a la industria petrolera que ya se enfrenta a un tipo marginal del 41% en impuestos comparada con el 26% para el resto de empresas del Índice Standard & Poor’s 500.

    Para empeorar las cosas, las subidas de impuestos a las industrias del gas y el petróleo propuestas en el presupuesto 2012 el presidente haría que suban los precios del petróleo y del gas para los consumidores americanos, según el Servicio de Investigaciones del Congreso (CRS). Loris y Dubay concluyen:

    Terminar con los subsidios de la energía, incluyendo los del petróleo y el gas, sería bueno para los contribuyentes y consumidores americanos.  Sin embargo, el Congreso no debería castigar a las industrias del gas y el petróleo con subidas de impuestos dirigidas contra ellas, ni debería recompensar a las otras partes de la industria energética que la administración favorece.

    Hay mucho más que el presidente y el Congreso pueden hacer si de verdad quisieran dar un respiro a los americanos en la gasolinera. Para empezar, podrían abrir el acceso a nuestras propias reservas energéticas nacionales, dar marcha atrás a la pesada regulación sobre las compañías y acabar con la moratoria de facto sobre los permisos de perforación en alta mar.

    Atacar a la industria del petróleo puede satisfacer las ansias de acabar con la empresa americana y podría funcionar bien en las conferencias de prensa. Pero los aumentos de impuestos específicamente dirigidos contra ciertas industrias que no gusten no es la respuesta a bajar los altos precios de la gasolina. Puede que uno se sienta bien a corto plazo, pero no es solución a largo plazo para los problemas energéticos de América.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org
    Posted in Energía y Medio Ambiente, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Impuestos, Iniciativa y Libre Mercado, Opinión