• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Las 6 razones principales por las que atrapamos a bin Laden

    Eliminar a Osama bin Laden fue una hazaña que es el resultado de la culminación de una década de decisiones políticas sobre seguridad nacional. El poder blando y la diplomacia ayudaron a lo largo de esta andadura, pero fueron el poder duro y el poderío militar los que la hicieron posible. El presidente George W. Bush implementó las políticas correctas, incluyendo la Ley PATRIOT, Guantánamo y el aumento de recolección de datos de inteligencia. El presidente Barack Obama fue inteligente al continuar con la ejecución de muchas de estas estrategias. He aquí las principales razones por las que pudimos con Osama bin Laden.

    #1. Invadimos Afganistán. Cualquiera que sea cazador sabe que tiene que hacer salir a la pieza antes de poder recogerla. A menudo funciona igual con los terroristas. Los talibanes se rehusaron a entregar a bin Laden porque los dos grupos estaban unidos como siameses y veían Afganistán como el primer paso para construir el imperio terrorista global de bin Laden — sacarlo de allí fue el trabajo #1.

    #2. Establecimos Guantánamo. Cuando se cuente la historia completa de la larga guerra contra el terrorismo, nos daremos cuenta de que apresar e interrogar a combatientes enemigos fue una herramienta crucial para ganar la guerra. De hecho, hemos sabido que al liberar prisioneros de Guantánamo, muchos de ellos volvieron al campo de batalla. Hay informes de prisioneros que proporcionaron pistas clave de inteligencia, durante interrogatorios legales, que ayudaron a localizar a bin Laden. El director de la CIA, Leon Panetta, dijo ayer al canal NBC News que se utilizaron “técnicas optimizadas para interrogatorios” en la extracción de información que llevó al éxito de la misión.

    #3. Aumentamos la recolección de datos de inteligencia. Teníamos un cierto número de operaciones de inteligencia en marcha dentro de Pakistán con la ayuda de ese gobierno. Usamos los datos recogidos allí, en Afganistán, en Guantánamo y en otras instalaciones de todo el globo para conectar, diligente y pacientemente, los datos. Este análisis de alta calidad no es posible sin tecnología moderna, equipo militar y personal totalmente entregado.

    #4. No nos fuimos de Afganistán. Afganistán proporcionó una base para mantener a bin Laden a raya. Los ataques con aviones robot limitaron la libertad de movimiento del enemigo. La base en Afganistán ayudó a recabar datos de inteligencia sobre el enemigo y finalmente sirvió también como la base para enviar al Equipo 6 de los SEAL para eliminar al enemigo. Nuestra misión ahora en Afganistán es ahora ayudar a construir una nación que pueda autogobernarse y defenderse de forma que actúe como dique para aislar a los talibanes y a sus patrocinadores de al-Qaeda impidiéndoles ir y venir en la frontera. Este es un trabajo que vale la pena hacerse y que puede hacerse. De hecho, las encuestas más recientes muestran que, tras acabar con bin Laden, ha habido un aumento en el número de americanos ahora convencidos de que se puede ganar la guerra en Afganistán. Están en lo correcto.

    #5. Protegimos el territorio nacional. Se han frustrado al menos 38 complots terroristas desde el 11 de septiembre. Nuestra capacidad de proteger la patria mientras cazábamos a bin Laden fue parte importante de la estrategia de mantenerlo arrinconado hasta que se pudo dar con él.

    #6. Proveímos la defensa común. Proteger a América no se puede hacer solamente con operaciones especiales o simplemente enviando aviones robots y misiles de crucero al enemigo. (Esta fue la estrategia de Clinton y fue un fracaso). El Equipo 6 de los SEAL habrá acabado con bin Laden, pero fue porque las fuerzas convencionales lo sacaron de Afganistán, tomamos prisioneros, los enviamos a Guantánamo para ser interrogados y establecimos una presencia en Afganistán para mantener a raya a bin Laden y después lanzar operaciones contra él. Unas fuerzas armadas fuertes y una estrategia de operaciones especiales van de la mano. Las tropas que han librado esta batalla desde 2001 son bravos guerreros que merecen los mejores equipos y herramientas para hacer su trabajo.

    Hay que felicitar al presidente Obama por el liderazgo mostrado este fin de semana, al igual que a los líderes civiles y militares de la pasada década que le dieron a Obama el estamento de seguridad que convirtió su decisión en algo sencillo. Obama no debería usar esta victoria para revertir el curso, mermar nuestra disponibilidad militar, abandonar la guerra en Afganistán y debilitar nuestra seguridad nacional. Debemos permanecer siempre alertas en la constante guerra contra el terrorismo.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

    Posted in Conflictos Internacionales, Defensa, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Opinión, Proteger a América, Seguridad, Terrorismo