• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Libertad religiosa: Desafiando a la administración Obama

 

Hobby Lobby atrajo la atención de la nación cuando sus responsables anunciaron que no se inclinarían ante la violación de su libertad religiosa por parte de la administración Obama. Miles de americanos prometieron comprar en este comercio minorista durante el fin de semana para mostrar su agradecimiento por esta actitud; una actitud que le podría costar a la compañía hasta $1.3 millones en multas cada día.

Al igual que los de muchas otras compañías, el plan de seguro médico de Hobby Lobby se renovó el día 1 enero, dando pie a que estén sujetos al mandato del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) debido a la implantación de Obamacare. Este mandato obliga a que los empleadores paguen la cobertura de medicamentos abortivos, como la píldora “del día siguiente” y la “de la semana siguiente”, lo que viola directamente las profundas creencias de muchos americanos, incluidos los propietarios de Hobby Lobby, la familia Green. Los Green, fundadores de la compañía, cierran todos sus locales los domingos y buscan dirigir su empresa de acuerdo con los principios cristianos, lo que incluye el ofrecer un plan de seguro médico a sus empleados que se ajuste a esos valores.

La escandalosa posición de la administración Obama es que los derechos de libertad religiosa de los empresarios se acaban cuando entran en sus lugares de trabajo, afirmando que “los empleadores laicos con ánimo de lucro generalmente no incurren en ningún ejercicio de religión protegido por la Primera Enmienda”.

Si los empleadores no cambian sus planes médicos para acatar la norma, serán multados con hasta $100 por empleado y día. Pero si dejan de proporcionar cobertura médica, el doble impacto de Obamacare implicará que, cuando llegue 2014, los empleadores que tengan más de 50 empleados podrían también ser multados por eso.

Hasta ahora, trece compañías con ánimo de lucro han recibido resoluciones judiciales relativas a las consideraciones de sus casos. Diez han quedado libres (aunque temporalmente) de que se les tenga que hacer cumplir el mandato. A tres compañías se les ha negado ese desagravio: Hobby Lobby, Autocam Corp. y Grote Industries.

El fundador y director ejecutivo de Hobby Lobby, David Green, comentó que “En mi caso el conflicto es que nuestra familia está siendo obligada a elegir entre cumplir las leyes del país que amamos y mantener las creencias religiosas que han hecho que nuestra empresa tenga éxito y que han dado respaldo a nuestra familia y a miles de nuestros empleados y sus familias”.

Hobby Lobby tiene más de 13,000 empleados, de modo que una multa de $100 por empleado y día resulta abrumadora.

John Kennedy, director ejecutivo de Autocam en Grand Rapids (MI), indica que sus empleados “son como de la familia” y que “mi conciencia no me permite elegir entre violar mis creencias y satisfacer las necesidades de mis asociados. Simplemente no parece lo correcto”.

William Grote III, director ejecutivo de Grote Industries, empresa fabricante de luces para vehículos y sistemas de seguridad, ha comentado que “La compañía se destruiría con facilidad si no lo hiciéramos”.

Para empresarios de carácter familiar como los Korte, una familia católica romana que busca administrar su empresa de construcción, K&L Contractors, de una manera coherente con su fe, esta situación implica penalizaciones de prácticamente $730,000 anuales, una cantidad que supondría la ruina financiera para su compañía y para ellos mismos.

Pero al menos una corte de apelación federal ha rechazado expresamente la posición de que los derechos de libertad religiosa de los Korte dependen solamente del hecho de dirigir una empresa laica con ánimo de lucro, además de que el litigio sobre esta cuestión legal fundamental, que afecta a otros empresarios de carácter familiar como los Green de Hobby Lobby, probablemente acabe llegando a la Corte Suprema de Estados Unidos.

A finales del año pasado, un jurado compuesto por tres jueces de la Corte Federal de Apelaciones del 7º Circuito dictaminó por 2 votos a 1 la emisión de una orden de amparo preliminar a favor de los Korte, concluyendo que su desafío al mandato del HHS, basado en la Ley de Restablecimiento de la Libertad Religiosa, probablemente tenga éxito cuando finalmente se decida sobre su caso. El dictamen criticaba la posición del gobierno por “ignorar que Cyril y Jane Korte son también demandantes” que “tendrían que violar sus creencias religiosas para dirigir su compañía de conformidad con el mandato del HHS”. “Que los Korte dirijan su empresa de forma mercantil no es un impedimento para su reclamación”, sostuvo la corte.

En otras palabras, que el hecho de que dirijan una empresa no significa que renuncien a sus derechos.

El pastor y escritor Rick Warren comentó en una declaración acerca de la postura de Hobby Lobby:

Todo americano que ame la libertad debería estremecerse ante el precedente que está tratando de establecer el gobierno al denegar a Hobby Lobby toda la protección de la Primera Enmienda.

La libertad de religión no desaparece cuando un americano sale de su casa o lugar de culto. Pero en el caso de estos empresarios que están tratando de transmitir sus creencias al modo en el que dirigen sus empresas, este mandato los obliga a una decisión atroz.

Dominique Ludvigson, investigadora asociada de la Fundación Heritage, contribuyó a la redacción de este artículo.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

 

 

Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Campana de Heritage, Congreso, Derecho a beneficios, Destacables, Economía, Gobierno de Estados Unidos, Impuestos, Iniciativa y Libre Mercado, Opinión, Sistema de Salud, Sociedad civil
 
  • http://twitter.com/Space912 Erwin for Freedom

    Debemos persistir en la defensa de los derechos que tanta sangre y miles de años costo!