• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Límite de la deuda: Hora de que el Congreso lidere

    Como vimos en la conferencia de prensa de ayer, el presidente Obama no va a liderar en el asunto del límite de la deuda. Ni va a a llegar a un compromiso o a jugar un papel mediador. Está más interesado en culpar a otros por sus problemas, exponiendo otras soluciones demagógicamente y presentándose a la reelección.

    Es por esto por lo que los conservadores necesitan que se les recuerde que no cedan a las tácticas del miedo. La pasada noche, nuestra organización hermana, Heritage Action for America, anunció que pediría a los miembros del Congreso que voten “no” a la subida del límite de la deuda – a no ser, esto es, que un acuerdo “llegue al nivel de los sustanciales desafíos a que se enfrenta nuestra nación”. Heritage Action también dijo que esa votación puntuaría en su registro oficial de votos.

    En otras palabras, los miembros del Congreso no deben dejar pasar, como hizo el presidente Obama, esta oportunidad para ejercer el liderazgo.

    La Fundación Heritage expuso previamente con precisión como sería un paquete aceptable. Debería: 1) recortar significativamente el gasto actual; 2) restringir el futuro gasto; y 3) arreglar el proceso presupuestario. Heritage Action for America subraya que solo un plan actualmente en estudio satisface este test y es el plan de la “Promesa para Reducir, Poner Límite y Equilibrar”. Heritage Action añade: “Este es un ejemplo de un plan que da la talla en el momento histórico que actualmente encaramos como nación”.

    Pero esta reforma no será fácil. El presidente Obama tiene la intención de preparar el terreno para culpar al Congreso si no se llega a un acuerdo. Por eso el presidente señaló al Congreso varias veces ayer, diciendo que era “su trabajo” y que “estas son propuestas de ley que el Congreso ha acumulado sin acabarlas“ y finalmente se excusó a sí mismo: “He estado trabajando en Afganistán, bin Laden y la crisis griega”. Aparentemente, para el presidente la economía de Grecia es más importante que prevenir que la economía americana colapse … como la de Grecia.

    Algunos miembros del Congreso están trabajando en soluciones apropiadas. Todos los senadores republicanos, 47, son co-patrocinadores de una propuesta de presupuesto equilibrado en el Senado. Igualmente, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (R-OH), ha indicado apoyo similar a una medida como esa entre los republicanos de la Cámara. El Partido Republicano en la Cámara de Representantes también aprobó un presupuesto con ahorros significativos y ha propuesto ideas de reforma de los derechos a beneficios. Mientras tanto, los demócratas del Senado ni siquiera se han implicado en el proceso presupuestario en más de dos años.

    Pero el Congreso debe también actuar para mitigar la incertidumbre causada por la fecha límite del 2 de agosto que fijó el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y para mantener al presidente Obama centrado en soluciones más que en propaganda política. El Congreso puede hacerlo ejerciendo su poder constitucional sobre la bolsa de los dineros y priorizando los gastos federales sobre la base del marco legislativo introducido por el senador Pat Toomey (R-PA) y el congresista Tom McClintock (R-CA).

    Como ha señalado el economista de Heritage J.D. Foster:

    Tanto de forma inmediata como bastante después de alcanzar el límite de la deuda, el gobierno tendría mucho más que suficientes ingresos que el secretario del Tesoro podría usar para pagar los intereses de la deuda. Ni pondría en riesgo la fe y crédito absolutos del gobierno de Estados Unidos el hecho de conservar el actual límite de la deuda, como alega el máximo consejero económico del presidente. El gobierno continuaría pagando el interés neto según fuera venciendo.

    De hecho, ayer el Consejo Bipartidista de Investigación publicó un análisis del límite de la deuda que mostraba que incluso si llega el hito del 2 de agosto, el gobierno federal tendría todavía suficientes ingresos para pagar lo siguiente: “todos los intereses de los títulos del Tesoro (evitando así la suspensión de pagos), todas las obligaciones del Seguro Social, todas las obligaciones de Medicare y Medicaid, todas las facturas de los contratistas de Defensa, todos los pagos de veteranos y de las tropas en servicio activo y todavía tendría casi $7,000 millones de sobra para pagar otras cuentas”. El Congreso puede y debe tomarse su tiempo para hacerlo bien.

    Finalmente, cualquier acuerdo que recorte el gasto, restrinja los futuros gastos y arregle el proceso presupuestario, no va a caber en una sola página. Es por esto que es crítico que el público americano tenga 72 horas completas para revisar los detalles de cualquier acuerdo que incremente el límite de la deuda. Como señala el presidente de Heritage Action, Mike Needham:

    La inclinación natural de Washington a sacarse un gran acuerdo tras puertas cerradas es inaceptable. Heritage Action y los cientos de millares de americanos que representamos demandan transparencia y que se rindan cuentas. Los americanos deben sentir la confianza en que sus miembros del Congreso comprenden lo que están votando. No debe haber otro caso de “hemos de aprobar la propuesta de ley para que podamos ver qué hay en ella”.

    El statu quo no es un plan. No hay ya validez en salvar Medicare o el Seguro Social “tal y como lo conocemos”. América está en un curso insostenible y elevar los impuestos a los creadores de empleo y proveedores de salarios ni arreglará los problemas en Washington ni ayudará a rescatar una economía agitada. Las soluciones a medias y los trucos solo empujarán estos problemas hacia el futuro, donde les caerán a nuestros hijos y nietos.

    La crisis es en este momento. Es ahora el momento de la acción decisiva. El pueblo americano lo exige.

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
    Posted in Campana de Heritage, Economía, Opinión