• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • ¿Los americanos no temen los recortes en defensa? Craso error

    Los nuevos datos de una encuesta de Rasmussen Reports muestran que el 48% de los americanos piensa que Estados Unidos puede hacer importantes recortes en los gastos de defensa, sin poner en riesgo a  Estados Unidos. Desafortunadamente, están en un craso error.

    Un claro ejemplo: El cierre de bases. Algunos en el Congreso están buscando bases militares americanas en el extranjero como el sitio para recortar el gasto y así financiar prioridades domésticas. En mayo, el senador Jon Tester (D-MT) escribió al entonces secretario de Defensa Robert Gates diciendo:

    Teniendo en cuenta la avanzada tecnología militar de Estados Unidos y la capacidad de nuestras fuerzas para desplegarse en cualquier parte del mundo desde bases en Estados Unidos, creo que podría verse como un valor agregado para reducir aún más nuestras bases en el extranjero.

    Sin embargo, recortar los fondos a las bases militares socavará el estatus de Estados Unidos como potencia mundial y su capacidad para llevar a cabo misiones en el extranjero. James Carafano, de Heritage explica en el periódico The Washington Examiner el propósito que sirven las bases en el extranjero:

    Las bases permiten a Estados Unidos llegar a algún lugar y permanecer allí a un costo razonable. Los aviones de combate de Estados Unidos, por ejemplo, necesitan piezas de repuesto a los pocos días otra vez. Tener piezas e instalaciones de mantenimiento a la mano es marcadamente más barato que regresar corriendo a Estados Unidos cada vez que un avión necesita ser arreglado, rearmado o repostado.

    La geografía importa. Si Estados Unidos no tuviera bases globales, necesitaría el doble de barcos, aviones y tropas para cubrir las mismas misiones. Tendríamos que construir bases adicionales en casa para almacenar todos los recursos y aún habría que cubrir la necesidad de enviarlos al otro lado del mundo para solucionar los problemas que se pide resolver. Es que simplemente sería inasequible.

    Estas bases sirven un propósito de gran importancia estratégica, especialmente si se cuentan los compromisos actuales. Como afirma Carafano:

    Cuando se trata de lidiar con dos tercios de nuestros problemas de seguridad nacional – todo, desde combatir a los talibanes hasta seguir observando a Irán – los barcos, aviones y soldados de Estados Unidos estacionados en Europa están allí “a mitad de camino”.

    Ahora pasemos del cierre de bases militares al tema de hacer recortes en defensa ya que también tiene otras implicaciones para las fuerzas militares. MacKenzie Eaglen, de Heritage, describe el efecto práctico de los inminentes recortes presupuestarios y no es nada agradable:

    Hace varios años, un F-15C de la Fuerza Aérea literalmente se partió en dos durante el vuelo. Desde entonces, dos F-18 se han incendiado a bordo de barcos. Hoy en día, todos y cada uno de los cascos de nuestros cruceros tienen grietas, los A-10C Warthog tienen grietas en el fuselaje y la flota de helicópteros UH-1N Twin Huey con frecuencia está en tierra. Más de la mitad de los aviones desplegados de la Marina no están listos para el combate.

    En pocas palabras, el ejército se enfrenta a una crisis de disponibilidad. Cerrar bases militares y reducir aún más el gasto militar sólo empeorará el problema y la seguridad nacional se verá afectada.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
    Posted in Defensa, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Opinión, Política Exterior, Proteger a América, Seguridad