• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Los comentarios de Obama a Medvédev revelan su verdadera estrategia de defensa antimisiles

    Se trata de un característica básica: El pueblo americano se fía de que su presidente va a hacer todo lo que esté a su alcance para defender a la nación de las amenazas militares extranjeras. Esta fe no es menos aplicable a las amenazas planteadas por los misiles balísticos. El presidente Obama, sin embargo, al parecer, no cree mucho en su responsabilidad de hacer honor a esa fe del pueblo.

    En un comentario, captado por un micrófono abierto, al saliente presidente ruso Dmitri Medvédev, en Seúl, Corea del Sur, hoy 26 de marzo, el presidente Obama dejó en claro que va a exhibir mayor “flexibilidad” después de su reelección y que será más acomodaticio con las objeciones de Rusia por la expansión de las capacidades americanas de defensa antimisiles. Lo que el presidente Obama estaba esperando era poder tontear a los americanos haciéndoles creer que él haría todo lo posible para defendernos de los ataques de misiles balísticos de aquí a las elecciones de noviembre. Lo que ha quedado claro es que él desechará cualquier arreglo que alcance con el pueblo americano en materia de defensa antimisiles en los próximos meses ya que adquirirá otros compromisos con el gobierno ruso para reducir las capacidades antimisiles de Estados Unidos y sus aliados después de las elecciones.

    En consecuencia, es totalmente apropiado que el congresista Michael Turner (R-OH), que es presidente del Subcomité de Fuerzas Estratégicas la Cámara de Representantes, exigiera por carta al Presidente que diera  explicación “urgente de sus comentarios al presidente Medvédev en Seúl esta mañana”. El nivel de cinismo y falta de honestidad demostrados por el presidente en sus comentarios al presidente ruso son impresionantes.

    Los que ya están familiarizados con las pasadas  interaccionesdel presidente Obama con los rusos sobre el tema de la defensa antimisiles podrían no obstante sentirse enojados y decepcionados respecto a su cambio, pero su esencia no les debería sorprender.

    El presidente Obama ha estado dispuesto a subordinar el programa de defensa antimisiles a sus políticas de control de armamentos y desarme nuclear durante mucho tiempo. No hace falta ir más allá que a la lectura sobre el tema de la defensa antimisiles en el preámbulo del nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Nuevo START) que es el nuevo tratado estratégico alcanzado con Rusia. Allí se establece que las capacidades de defensa antimisiles tienen que bajar a medida que el número de armas nucleares estratégicas bajen.

    La administración Obama no escatimó esfuerzos para derrotar una enmienda en el Senado que eliminaba este lenguaje en el preámbulo del Nuevo START. Los comentarios del presidente en Seúl encajan perfectamente con este comportamiento anterior. Lo que más bien queda en evidencia ahora es el alcance de su manipulación para engañar al pueblo americano sobre algo esencial para su seguridad. Ahora es innegable que el presidente Obama ha roto la confianza más elemental que el pueblo americano deposita en cualquier presidente.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

     

    Posted in Actualidad, Asuntos internacionales, Defensa, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo para América, Opinión, Política Exterior, Proteger a América, Rusia, Seguridad