• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Los falsos recortes del presupuesto de Obama

Desde que el presidente Barack Obama asumió su cargo, el gasto de los derechos a beneficios ha crecido el 4%, el gasto discrecional total se ha incrementado en un 16%  y la deuda nacional se ha disparado un 43%. Durante ese mismo tiempo, la economía de Estados Unidos ha perdido 3.3 millones de trabajos. No se puede culpar al presidente Obama por la recesión más reciente, pero ciertamente se le puede hacer responsable del fracaso de su política de gasto deficitario.

En el presupuesto presentado ayer para el ejercicio fiscal 2012, el presidente dobla su apuesta por su fracasado historial. La Casa Blanca está intentando pintar este documento como un recorte de gastos. Específicamente, se afirma que el presupuesto del presidente reduce el gasto discrecional 2012 en un 5%. Pero el experto de la Fundación Heritage, J.D. Foster, detalla que estos “recortes” solamente son posibles con tres trucos:

  1. Redefinición de las becas Pell como gasto obligatorio. Si se desmonta este truco, el gasto discrecional sube a $14 mil millones en 2012.
  2. Reclasificación de $54 mil millones del gasto de transporte terrestre pasándolo de gasto discrecional a gasto obligatorio.
  3. Gastándose el dividendo de la paz: La propuesta presupuestaria incluye el gasto para las operaciones militares en Irak y Afganistán como gasto discrecional, se designa como “operaciones de contingencia en el extranjero” y reduce la financiación para estas operaciones en $38.2 mil millones en 2012.

Foster también indica que, al revertir estos trucos presupuestarios, sube el gasto discrecional para 2012 en $106.2 mil millones lo que en realidad representa una subida total de $31 mil millones. Estos falsos recortes de gasto acabarán siendo deuda real que pagarán nuestros hijos. El presupuesto del presidente Obama aumentará el gasto, incluso después de la inflación, en un 30% durante los próximos 10 años. Dicho esto, la deuda con garantía pública aumentaría de $9.5 billones este año en curso a $16.7 billones para el año 2021.

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org

Posted in Derecho a beneficios, Economía, Estudios, Opinión, Poder Ejecutivo