• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Los miembros del Congreso ganan sueldazos con bonificaciones

    La aprobación del trabajo del Congreso se ha hundido hasta llegar alrededor del 20% mientras que la desaprobación alcanza hasta un promedio de 73,4%. A pesar de toda esa insatisfacción del pueblo americano –y el fracaso del Congreso para combatir la crisis– los miembros del Congreso ganan unos salarios y complementos que superan con creces las del americano promedio, según un nuevo informe de Our Generation and the Taxpayers Protection Alliance.

    El informe detalla cómo los miembros del Congreso ganan un sueldo de 174,000 dólares –que es 3.4 veces superior al promedio de tiempo completo de los trabajadores americanos que es de 50,875 dólares al año. Incluso si se comparan a los miembros del Congreso con los empleados más educados en el sector privado, todavía les va bastante bien ya que esos americanos ganan como promedio 83,000 dólares anuales de acuerdo a la Oficina de Estadísticas Laborales.

    Pero el mencionado informe nos revela que lo del salario base del Congreso es solo el principio. Si se cuentan los 110,000 dólares en complementos financiados por los contribuyentes, incluyendo los planes de jubilación de lujo, tiempo libre pagado y las contribuciones al Seguro Social y Medicare, los congresistas están ganando cerca de 285,000 dólares anuales.

    El informe va un paso más allá y compara los salarios y beneficios de otras 12 naciones desarrolladas (usando un ratio de los salarios promedio de los legisladores y los salarios de los trabajadores a tiempo completo). ¿El resultado? Los miembros del Congreso de Estados Unidos son los segundos mejor pagados a nivel internacional, justo por debajo de Japón.

    Pero aquí en los Estados Unidos, cuando se trata de ser un empleado federal sobrepagado, los miembros del Congreso están en buena y abundante compañía. James Sherk, de la Fundación Heritage, explica que el empleado federal promedio gana de largo al trabajador del sector privado en Estados Unidos:

    El empleado federal promedio gana un salario anual de casi un 60% superior al asalariado promedio del sector privado: $79,000 contra $50,000. Eso sí, los empleados federales tienen más educación (en promedio) que los trabajadores del sector privado. Sus sindicatos sostienen que eso justifica su sueldo más alto. Pero no es así. Incluso después de ver la educación y la experiencia, a los empleados federales se les paga mucho mejor –22% más por hora como promedio—que a los trabajadores del sector privado.

    Aunque no todos los trabajadores federales ganan por encima del salario de mercado, Sherk explica que “En general, los trabajadores del gobierno ganan muy por encima de lo que sus homólogos del sector privado, incluso antes de contar los extras”.  Y los beneficios a incluir son casi absoluta seguridad de empleo, jubilación y sólidos complementos en los planes de salud, vacaciones pagadas, seguro de vida colectivo e incluso cuidado infantil en el lugar de trabajo.

    Así que parece que el trabajo de un miembro del Congreso o de un empleado federal no está nada mal, si lo logra conseguir. La hierba es siempre más verde al otro lado de la verja y los contribuyentes de Estados Unidos pagan para que siga siendo así.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.
    Posted in Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión