• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Más de los expertos de Heritage sobre el Discurso sobre el Estado de la Unión 2012

Los expertos de Heritage respondieron al Discurso sobre el Estado de la Unión 2012 que pronunció el presidente Obama en sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos. Aquí les ofrecemos muchas más de sus opiniones acerca de las propuestas del presidente – o por la falta de las mismas.

 

Sólo un gesto de relaciones públicas respecto al delito financiero – David John

Nadie quiere que los delitos financieros queden impunes, pero el anuncio del presidente Obama sobre una nueva Unidad de Delitos Financieros es poco más que un gesto de relaciones públicas. Casi todos los delitos que tomará en consideración este nuevo cuerpo y que van desde el abuso de información privilegiada al fraude para robar ya son delitos y lo han sido durante muchos años. Y el Departamento de Justicia no ha estado cruzado de brazos desde 2008. A finales del año pasado, una persona importante con acceso a información privilegiada fue condenada al igual que lo fueron otros. Y hay más casos y juicios pendientes. Los gobiernos estatales, locales y federales han estado trabajando juntos con gran éxito.
El nuevo cuerpo recientemente anunciado servirá para salir unos cuantos minutos extra en la televisión, pero en realidad hará lo que dedicados profesionales ya han estado haciendo durante algún tiempo. La implicación de que este nuevo organismo podrá hacer aún más es un insulto a los fiscales que ya han estado haciendo la misma cosa.

Ensordecedor silencio del presidente sobre la reforma de salud – Kate Nix

La ley de salud del presidente, la famosa Obamacare, habrá sido, como se le ha denominado, su “logro legislativo estrella”, pero apenas si se mencionó en el discurso de Obama.

El impacto de su Obamacare lo sentirán todos los americanos. El hecho de que el presidente no quisiera reconocer en el Discurso sobre el Estado de la Unión su propia ley de salud y sus consecuencias sirve de base para buscar su total derogación y que nos movamos en otra dirección para reformar el sistema.

 

Una muestra de la falta de comprensión de los derechos fundamentalesHans von Spakovsky
El presidente Obama demostró una vez más que no entiende la Primera Enmienda ni su obligación como Poder Ejecutivo para ayudar a proteger los derechos de los americanos cuando participan en actividades políticas y el discurso político, así como para “solicitar al Gobierno la reparación de agravios”, es decir, cabildear al Gobierno. En su Discurso sobre el Estado de la Unión, Obama propuso que “la gente que junta contribuciones de campaña para el Congreso” debe ser excluida de cabildear al Congreso, y viceversa. Esto sería una restricción de los derechos políticos fundamentales que el Congreso no puede implementar sin una enmienda constitucional. Es una vergüenza que el presidente, que jura defender la Constitución, haya decidido atacar los derechos de la Primera Enmienda por segunda vez consecutiva en un Discurso sobre el Estado de la Unión.

 

Aún más gastoPatrick Knudsen

Como lo ha hecho durante su mandato, el presidente sigue encontrando formas para promover un mayor gasto – justo lo contrario de lo que el país necesita. Se aferra a la idea de que la innovación y el crecimiento económico requiere la participación directa de Washington – o sea el cuidado y orientación de su política progresista. Él simplemente no confía en los empresarios, inversionistas y el libre mercado.

Él quiere meter más dinero de Washington en educación, y más en ciencia e investigación, y manufactura de alta tecnología, más carreteras, puentes y trenes de alta velocidad – tales como el despilfarro cada vez más costoso de California.

Él cree que el gasto deficitario al estilo keynesiano sigue siendo necesario para generar una mayor demanda y reactivar la economía – a pesar de la abrumadora evidencia de lo contrario. Su paquete de estímulo de 2009 es todo un monumento a este pensamiento económico fracasado.

Además, este gasto tendrá que ser pagado y ya que Obama todavía tiene que proponer una seria reducción del gasto federal, eso significa que es probable que sea a través de mayores impuestos o más deuda – y ambas cosas dreanarán aún más la economía.

 

 

Posted in Actualidad, Análisis, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, Pensamiento Político