• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • No se deje engañar, el déficit comercial es algo bueno

    Existe una gran equivocación en Estados Unidos respecto al equilibrio entre comercio y empleo. Muchos equiparan los déficits comerciales y los incrementos en las importaciones como algo negativo para el empleo. Sin embargo, no podrían estar más equivocados. En realidad, un mayor número de importaciones es signo de prosperidad y abundancia de empleos. Cuando la economía de un país crece, se crean más empleos y la gente tiene más dinero para gastar en bienes, incluidos los importados.

    Otro gran problema es cómo se mide el déficit comercial. Por ejemplo, un teléfono celular ensamblado en China y vendido en Estados Unidos cuenta como una exportación china. Sin embargo, aunque en China sólo se lleve a cabo la labor de ensamblaje manual, el cálculo de la balanza comercial le atribuye a China el precio total del teléfono celular, exagerando de ese modo el tamaño del déficit comercial.

    En lugar de ser el líder mundial en ensamblaje de aparatos electrónicos, Estados Unidos ocupa el primer puesto en cuanto a empleos de alta calidad y elevada remuneración dedicados a la creación de propiedad intelectual, diseño de productos y recursos financieros. Este tipo de empleos proporcionan un mayor valor a la economía de Estados Unidos, pero no reciben ningún reconocimiento en el cálculo de la balanza comercial.

    Los proteccionistas argumentan que las importaciones y los déficits comerciales destruyen el empleo. Sin embargo, esta creencia no podría ser más insensata.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

     

    Posted in Actualidad, Análisis, Destacables, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Iniciativa y Libre Mercado, Libertad económica, Libre comercio, Opinión