• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Nueva Zelanda: Los ríos también son personas

     

     

    La epopeya de Homero, La Ilíada, cuenta la historia del encuentro con consecuencias casi fatales entre Aquiles y el río Janto. Después de que Aquiles matara en el río a numerosos troyanos, el río se levanta en defensa de los troyanos y casi mata a Aquiles en la lucha que se entabla entre ambos. Aunque Homero se tomó licencia poética a la hora de personificar el río, Nueva Zelanda se ha tomado esta idea de un modo demasiado literal.

    En una maniobra de la que el río Janto estaría orgulloso, el gobierno de Nueva Zelanda y el pueblo indígena de los Whanganui iwi acordaron recientemente que el río Whanganui sea legalmente reconocido como persona.

    El acuerdo confiere un significado totalmente nuevo al término “derechos naturales” al, literalmente, otorgar derechos a la naturaleza. El río ahora ostentará el estatus legal de persona debido a su papel en el sostenimiento del pueblo Whanganui iwi.

    Según un vocero del ministro para las Negociaciones del Tratado de Waitangi, el río será reconocido como persona “del mismo modo que se hace con una compañía y eso le concederá derechos e intereses”. Los detalles completos del acuerdo aún tienen que ser completados, así que queda por ver qué derechos propios de una persona implicará eso, más allá de su posición legal ante los tribunales de Nueva Zelanda.

    Este acuerdo es sólo el episodio más reciente de la creciente controversia acerca de la definición de persona. El año pasado, el grupo Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) presentó una demanda en nombre de cinco orcas del parque temático Sea World, afirmando que habían sido esclavizadas en violación de la Enmienda XIII. En 2008, Ecuador se adelantó a Nueva Zelanda al reconocer los derechos legales de sus montañas y ríos. De hecho, el río Vilcabamba de Ecuador ya ha ganado una demanda legal presentada en su nombre contra un gobierno provincial.

    Resulta que las personas están compuestas mayormente de agua, pero ahí es donde se acaban las similitudes. La preocupación de los Whanganui iwi de que su preciado recurso natural no sea protegido es comprensible, pero concederle la categoría de persona al río claramente no es la manera de proteger el río.

    Los recursos naturales de la Tierra deberían usarse sabiamente y los humanos deberían ser custodios de dichos recursos con el fin de conservarlos. Extender derechos a la naturaleza que son propios de las personas no hace más que despojar de cualquier significado real a la categoría de persona y convierte en burla el concepto de derechos. Si queremos proteger el medio ambiente a largo plazo, el camino más sabio es ser custodios de los recursos naturales, no concederles a estos la categoría de persona.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

     

    Posted in Actualidad, Análisis, Asia-Pacífico, Asuntos internacionales, Destacables, Estudios, Opinión, Sociedad civil, Temas legales, Temas regionales