• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Obama necesitará algo más que esperanza si Israel ataca a Irán

Mientras Israel sopesa un ataque contra Irán para destruir su programa de armas nucleares, Washington todavía anda dando vueltas sin encontrar una respuesta coherente.

Si bien reitera que todas las opciones están sobre la mesa, la administración Obama ha afirmado repetidas veces que la diplomacia en torno a una coalición mundial es la “solución preferida” para poner fin a las ambiciones nucleares de Irán. Pero eso no dice mucho. El presidente Obama no ha dado ninguna indicación de cómo respondería Estados Unidos si Israel llevase a cabo un ataque preventivo contra Irán o cómo se está preparando Estados Unidos para tal eventualidad. Por otra parte, el presidente Obama niega la evidencia de que Irán tiene “intenciones o capacidades” para atacar el territorio nacional americano en represalia por un ataque.

Sin embargo, apenas el mes pasado, el director de Inteligencia Nacional James Clapper advirtió que cada vez es más probable que Irán pueda llevar a cabo ataques en Estados Unidos o contra objetivos americanos. Aunque Irán está padeciendo los efectos de las recientes sanciones internacionales, las dificultades económicas no representan una amenaza para el régimen. El complot para asesinar al embajador saudita en Washington el año pasado fue una de las más audaces maniobras de Irán hasta la fecha en busca de cometer un atentado en territorio americano. Según Clapper, esto:

 

muestra que algunos oficiales iraníes, probablemente incluyendo al líder supremo Alí Jamenei, han alterado sus estimaciones y ahora están más dispuestos a realizar un ataque en Estados Unidos en respuesta a acciones americanas, reales o percibidas, que pongan en peligro al régimen.

 

Teniendo en cuenta que Irán está dispuesto y es capaz de protagonizar un ataque en suelo americano ahora, hay pocas razones para creer que Irán no lo haría en caso de ataque por parte de Israel.

La administración Obama debería desarrollar una estrategia proactiva que aborde el creciente conflicto mediante la inclusión de políticas que mitiguen las amenazas que Irán representa para la seguridad nacional de Estados Unidos, así como una respuesta coordinada en caso de que Israel ataque a Irán. Al hacerlo, la administración Obama deberá estar firmemente junto a Israel, reconociendo así el derecho de Tel Aviv a defenderse contra un régimen empeñado en “borrar [a Israel] de las páginas de la historia”.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

 

Posted in Actualidad, Conflictos Internacionales, Defensa, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Medio Oriente, Opinión, Política Exterior, Proteger a América, Seguridad Nacional, Terrorismo