• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Obama no puede ver los icebergs

    El presidente Obama podría aprender una lección de esta fábula acerca de un gran barco.

    Después de haber recibido aviso suficiente sobre los icebergs en su camino, algunas personas de la tripulación del HMS Titanic propuso cambiar de rumbo para evitarlos.

    Pero el capitán se opuso.

    “Hacer esa maniobra pondría fin a este crucero según lo planeado. Sería perturbar la tranqulidad de los pasajeros, aturdiéndolos con tantas vueltas y curvas, en especial a los que van bajo cubierta en tercera clase” dijo el capitán. “No hay peligro inmediato y estoy nombrando una comisión para considerar otras opciones”.

    Entonces, el capitán activó el sistema de megafonía del barco y anunció para que todos oyeran: “Les habla el capitán. Estamos encantados de tenerlos a bordo del barco más grande e insumergible jamás construido.

    “Me han dicho que hay icebergs en el camino a seguir, pero como Ud. puede ver, no hemos chocado con ninguno y seguimos a flote. Para evitarlos se requiere sacrificio, pero no a costa de nuestros pasajeros en la tercera clase que incluyen a ancianos, niños pobres y discapacitados.

    “Esto realmente tiene que ver con dos diferentes visiones de futuro para nuestro barco. ¿Vamos a seguir invirtiendo, yendo a todo vapor para ganar ese futuro – con una llegada a tiempo y a una tierra donde los niños están bien educados, las calles están limpias y todo el mundo ama a su prójimo?

    “¿Vamos a vivir dentro de nuestras posibilidades como barco, pero de una manera que asegure que nadie se vea empujado por los movimientos repentinos del barco?

    “Sin embargo, si algo va mal, vamos a tirar por la borda a todos los pasajeros de primera clase porque ellos no necesitan nuestras limitadas existencias de botes salvavidas o de salvavidas y porque ellos ya han disfrutado lo suficiente de este viaje. Y para que nuestro próximo viaje sea mejor, he pedido fondos para cruzar el Atlántico construyendo un tren de alta velocidad”.

    De manera similar, el presidente Obama está navegando viento en popa con sus planes, ridiculizando públicamente a los que dicen que no hay dinero para pagarlos. Mientras tanto, los actuarios de Medicare han informado de que el estado de este programa sigue empeorando y su quiebra está cada vez más cercana. El gobierno federal ha superado a límite de deuda que es de $ 14.3 billones y el presidente Obama quiere pedir más dinero prestado sin vincularlo a recortes de gasto o reformas. Mientras que él viaja en el Air Force One y va en caravana presidencial, su política energética dispara los precios de la gasolina que suben más y más. Nuestra dependencia del petróleo extranjero aumenta mientras sufren la perforación petrolera y la contratación en Estados Unidos.

    Él acusa a sus críticos de falta de visión. Obama dice que prefiere ser “grande, audaz y apasionado. . . . sobre lo que Estados Unidos puede ser”.

    Grande, audaz y apasionado. Esa descripción también coincide con la del Titanic.

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
    Posted in Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Opinión, Pensamiento Político