• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Obama y su peligroso sueño de un mundo libre de armas nucleares

 

Una de las escenas que más llama la atención de la película 2016: Obama’s America es la que muestra la cumbre nuclear del presidente del año 2009.

La idea que estaba detrás de la cumbre era que si Estados Unidos lideraba al mundo con la reducción de su arsenal nuclear, otros lo seguirían. Estaríamos creando una igualdad de condiciones, creando un mundo en el que muchos países tendrían el mismo poder y llegaríamos finalmente, según Obama, a “un mundo libre de armas nucleares”. Por supuesto, el presidente también prometió que revertiría el calentamiento global y que frenaría la subida del nivel del mar.

Irónicamente, como nos recuerda el autor y narrador de 2016 Dinesh D’Souza, aunque Obama invitó a la cumbre a los aliados de Estados Unidos, a los causantes de los problemas nucleares del mundo no les llegó ninguna invitación, es decir, a Irán y a Corea del Norte. Igual de irónico es que el Nuevo START, firmado por Rusia y Estados Unidos al año siguiente, reducirá el número de cabezas nucleares americanas a 1,500, mientras que en realidad permite que los rusos aumenten el número de las suyas.

Y, según la película, el presidente incluso le ha pedido al Pentágono que estudie la viabilidad de reducir las cabezas nucleares de Estados Unidos a 300. Esto concuerda perfectamente con la escena del mes de marzo del presidente Obama susurrándole al entonces presidente ruso Dmitri Medvédev la promesa de una mayor “flexibilidad” respecto a la defensa antimisiles de Estados Unidos tras las elecciones de noviembre.

La investigación hecha por la Fundación Heritage, basada en una serie de simulacros de guerra nuclear, ha mostrado que ningún escenario es tan desestabilizador como el desarme nuclear unilateral por parte de Estados Unidos. Según un estudio de los expertos de la Fundación Heritage Baker Spring y Peter Brookes, What Nuclear Games Tell Us about New START (Lo que los simulacros de guerra nuclear nos dicen acerca del Nuevo START), un intento americano de dar ejemplo sobre el desarme nuclear sería “un fracaso”:

El liderazgo de Estados Unidos en el control de armas fue rechazado por los otros estados, ningún otro país en juego siguió el ejemplo del desarme de Estados Unidos. En cambio, cada uno buscó sus propios intereses estratégicos. En algunos casos, las naciones utilizaron la amenaza de las armas nucleares o la de adquirir más armas nucleares para potenciar sus intereses. Al final, Estados Unidos fue incapaz de contener la inestabilidad regional y mundial. Por ejemplo, la confrontación entre los participantes iraníes e israelíes se disparó, a pesar de las iniciativas de Estados Unidos de intermediar en favor de la paz. Además, los estados que anteriormente habían confiado en una firme y estabilizadora presencia de Estados Unidos para proteger sus intereses recurrieron a la alianza con Rusia.

¿Es este realmente el mundo en el que queremos vivir y el que queremos dejarles a nuestros hijos? La “Pax Americana” ha estabilizado el mundo desde la Segunda Guerra Mundial y tiene poder como para seguir haciéndolo durante este siglo a menos que nos autodesarmemos. Nadie más tiene poder para hacerlo.

Se puede debatir si el enfoque del presidente sobre el desarme es peligrosamente ingenuo o bien parte de una estrategia general para disminuir el poder global de Estados Unidos. Pero de que eso es algo peligroso queda fuera de toda duda.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

 

Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Asuntos internacionales, Defensa, Destacables, Elecciones EE.UU. 2012, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Liderazgo para América, Opinión, Política Exterior, Proteger a América, Rusia, Seguridad