• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Obamacare: Un aviso de alerta para el pueblo americano

     

    La decisión de la Corte Suprema de ratificar Obamacare en su totalidad refleja una trágica malinterpretación de la Constitución que nos podría costar no sólo económicamente sino también en términos de libertad. La parte buena de la sentencia es que la Corte reconoció que existen límites a lo que el Congreso puede hacer según la Cláusula de Comercio. Pero esto es lo único positivo de una mala noticia. Por tanto, la Corte fundamentalmente malinterpreta Obamacare, retorciendo el argumento para encontrar a otra autoridad –en el poder de poner impuestos— para que el Congreso promulgue la ley.

    Los efectos de la decisión se sentirán mucho más allá de Obamacare. Al permitir que el gobierno requiera a los americanos que compren un producto o servicio según ordene el gobierno federal, la Corte ha dañado gravemente el principio del gobierno limitado. La decisión anunciada hoy abre las puertas a incluso más dictados por parte de Washington para las generaciones venideras. De hecho, cualquiera que tenga alguna duda sobre esto sólo tiene que leer la sugerencia por parte de la Corte de que el Congreso podría obligar a los americanos a que compren ventanas energéticamente eficientes o a pagar un impuesto determinado.

    Afortunadamente, los americanos siempre han luchado por la libertad y no se rendirán ahora. Debemos volver a la tarea que tenemos entre manos y trabajar por la total derogación de esta ley. Básicamente, la Corte Suprema ha devuelto esta decisión al Congreso y al pueblo, que es donde reside el poder político.

    El pueblo americano ha hablado: no respalda Obamacare y teme sus consecuencias cada día más. Precisamente este mes, una nueva encuesta llevada a cabo por el New York Times y CBS News mostraba que más de dos tercios de los americanos quería ver como la Corte Suprema anulaba Obamacare por completo o en parte y sólo el 24% mantendría en pie la ley.

    Afortunadamente, el deber de defender la Constitución no se ha otorgado solamente a la Corte Suprema, sino que es compartido por el Congreso y por el presidente. Ahora es el turno del Congreso para hacer lo que es correcto por razones tanto constitucionales como de normativa: derogar Obamacare.

    El pueblo americano sabe que este año marcará un punto de inflexión en la historia de Estados Unidos. Tenemos una gran decisión que tomar entre, por un lado, un gobierno constitucional y limitado y por el otro, el Leviatán en la forma de un gobierno gigantesco.

    Esta ley se olvida de las familias americanas: sube las primas y los impuestos, eleva el gasto y la deuda, socava la relación entre el médico y el paciente, pone trabas a la libertad religiosa y amplía el papel del gobierno en nuestras vidas diarias.

    Es hora de la total derogación de Obamacare.

     

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

     

     

    Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Congreso, Constitucionalismo, Corte Suprema, Economía, Estado de Derecho, Estudios, Familia y Religión, Gobierno de Estados Unidos, Impuestos, Opinión, Principios Fundacionales, Sistema de Salud, Temas legales