• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Ojalá la deuda nacional concitara la atención que logra una noticia sexy

Hablando en el Bloggers Briefing de la Fundación Heritage ayer, el cineasta conservador Stephen Bannon levantó una copia del periódico USA Today para demostrar el reto que es conseguir que los americanos se tomen en serio la crisis de la deuda de este país.

En la primera plana del periódico, había un gran titular: “Estados Unidos debe 62 billones de dólares”. Debajo de aquel títular, estaba la foto de un lloroso congresista, Anthony Weiner (D-NY) en su conferencia de prensa del lunes por la tarde. Las dos historias no tenían nada que ver entre sí, pero sin duda el USA Today sabía qué noticia probablemente vendería más periódicos.

“Miren, este periódico lo resume todo hoy”, explicó Bannon a la audiencia de Heritage. “Podemos malgastar todo nuestro tiempo con los Anthony Weiners del momento y tener a los medios de comunicación corriendo detrás de esas noticias, pasárnosla en eso y lo otro … y consumir un ciclo de noticias de 48 o 72 horas. O también podríamos ponerle atención a la bomba de tiempo que va a volar este país y convertir a nuestros hijos en indigentes”.

Bannon ciertamente entiende los desafíos fiscales a los que se enfrenta Estados Unidos hoy en día. El año pasado dirigió la película Generation Zero (Generación Cero) sobre el colapso económico en 2008 y las consecuencias de las decisiones tomadas por la generación de la posguerra, los baby boomers.

No está mal dar la noticia sobre Weiner. Sí que se trata de una noticia justificada. Pero ¿se merece el mismo peso o atención ante la verdadera crisis a la que se enfrenta Estados Unidos? Nuestro país tal como lo conocemos cambiará para siempre si no hacemos algo sobre nuestros líos fiscales.

Sin embargo, parece que los medios de comunicación, siempre obsesionados con el sexo, prefieren concentrarse en lo de Weiner para competir con, o incluso pasar por encima de, nuestros retos económicos y fiscales.

Imagínese si los medios de comunicación hubieran dedicado la misma cantidad de tinta y tiempo de emisión a la reciente cumbre fiscal en la Fundación Peterson. Seis centros de investigación política – de derechas, de izquierdas y de centro – presentaron sus propuestas para resolver la crisis de deuda de Estados Unidos. Fue un momento sin precedentes con una amplia gama de ideas sobre la mesa. No es flor de un día; estas propuestas deberían discutirse y debatirse a perpetuidad.

Después de todo, ¿cuándo en la historia de nuestro país han sido más relevantes estos temas?

Ochenta y cuatro nuevos congresistas republicanos llegaron pisando fuerte el otoño pasado para hacer algo respecto la deuda de 14 billones de dólares que tiene el país. El presidente del Comité Presupuestario de la Cámara de Representantes Paul Ryan (R-WI) ha presentado una respetable propuesta presupuestaria para abordar el problema. Se espera un enfrentamiento entre el presidente Obama y los republicanos en el Congreso concerniente al límite de la deuda. Y ahora hace 770 días desde que un Senado controlado por los demócratas aprobara una resolución presupuestaria.

Aunque ciertamente no es tan sexy ponerse a escribir sobre la deuda, indiscutiblemente es más importante.

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

Posted in Economía, Estudios, Liderazgo para América, Opinión