• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Olvídese de la World Wide Web: Irán tiene sus propios planes


    Para las masas en regímenes represivos como Irán, Internet representa el último bastión de la libertad de expresión, pero no por mucho tiempo.

    A principios de este año, Irán anunció su plan para crear un ciberejército de 25,000 unidades para fortalecer el control estatal de Internet. Pero ¿por qué el gobierno iraní desperdicia su tiempo controlando y filtrando Internet cuando puede crear su propia red? Descarte la World Wide Web, aquí llega la Irán Wide Web.

    Aunque Irán fue alguna vez líder en el acceso a Internet en Oriente Medio – fue la primera nación musulmana de la región en conectarse a la red –  desde entonces se ha dedicado a la supresión de la libertad en Internet. Recientemente y por segunda vez consecutiva, Freedom House calificó el acceso de Irán a Internet como “No Libre”, y Reporteros sin Fronteras clasificó al país como un “Enemigo de Internet”. Sin embargo, la más reciente iniciativa por parte de Irán lleva un paso más allá su notorio control estatal de Internet, o mejor dicho, un salto más allá.

    La “Internet nacional” de Irán seguirá los pasos ya dados por países como Cuba, Burma, e incluso Corea del Norte, todos los cuales se han dado prisa en crear una intrincada red de servicio dual. En Cuba, por ejemplo, mientras turistas y funcionarios del gobierno todavía pueden disfrutar de acceso a la Internet global, los ciudadanos están confinados en un sistema con acceso cerrado, monitoreado y limitado. Según agencias de noticias iraníes, el 60% del país pronto se conectará a esta nueva red interna y toda la nación acabará en el mismo sistema en los próximos dos años.

    En febrero, la secretaria de Estado Hillary Clinton reafirmó el compromiso de Estados Unidos para preservar la libertad de Internet en todo el mundo. Más recientemente, el Departamento de Estado anunció que la totalidad de los $50 millones presupuestados para sus actividades se gastarán en promover la libertad de Internet por todo el mundo. Las recientes medidas de Irán, sin embargo, deberían inducir al gobierno de Estados Unidos a ponderar si estas medidas son suficientes.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

     

    Posted in Estudios, Liderazgo Americano, Opinión, Política Exterior