• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Opinión pública mundial: Estados Unidos en declive, China en ascenso

    De acuerdo con una reciente encuesta mundial, la opinión sobre Estados Unidos sigue siendo en general favorable en la mayoría de regiones del mundo, pero parece que Estados Unidos podría estar en camino de perder su estatus de dominante superpotencia mundial.

    La imagen de Estados Unidos se enfrenta ahora a varios nuevos y preocupantes retos: dudas sobre su estatus de superpotencia, un descenso de favorabilidad entre algunos de los más cercanos aliados y una creciente consideración de la República Popular China como superpotencia.

    Parece que la esperanza y el cambio representado por el presidente Obama andan desaparecidos ahora, no sólo en el mercado nacional sino también a nivel internacional. Además del creciente escepticismo entre los ciudadanos americanos, los resultados de la encuesta muestran que británicos, alemanes, turcos e indonesios ven cada vez menos favorablemente a Estados Unidos que hace dos años. Puede que las expectativas iniciales de la comunidad internacional y los aliados de Estados Unidos (apuntaladas con la concesión del Premio Nobel de la Paz a Obama) hayan sido exageradas ya que las naciones de todo el mundo empiezan a tener dudas sobre el papel de liderazgo americano.

    En 15 de los 22 países participantes en la encuesta, la opinión pública dice que China reemplazará o que ya ha sustituido a Estados Unidos como superpotencia del mundo. En Europa Occidental, el porcentaje de los que nombran a China como la primera potencia económica del mundo ha aumentado en cifras de doble dígito (18% como promedio) desde 2009. Aunque esta es una falsa percepción por ahora, ya que Estados Unidos le gana económicamente a China por un significativo margen, lo de la opinión pública europea no es ninguna sorpresa si nos fijamos en la reciente visita del primer ministro chino Wen Jiabao a Europa.

    Durante la última década, la Unión Europea (UE) se ha convertido en el socio comercial más importante de China, por lo tanto, China tiene un gran interés en apoyar la estabilidad de la región. La República Popular China ha invertido sustancialmente en los bonos gubernamentales de los estados miembros (como Grecia, Irlanda, Portugal y España) y ha anunciado grandes proyectos de inversión en Europa Central y Oriental, Alemania y el Reino Unido. Aunque la presencia transnacional de las empresas chinas todavía no es tan fuerte como el de las compañías americanas, no obstante, está aumentando rápidamente.

    Además de este rápido crecimiento en las relaciones económicas, también ha habido un fuerte aumento en todo el mundo en el número de centros culturales chinos, los Institutos Confucio, destinados a ampliar y mejorar la imagen de China en el extranjero. Mientras que la reacción sobre el crecimiento económico de China es optimista, la opinión mundial es más consistentemente negativa cuando se trata de la perspectiva de China en términos de poder militar comparada con Estados Unidos.

    Los datos más impactantes en la encuesta revelan que, entre los ciudadanos americanos, el porcentaje diciendo que China finalmente eclipsará o ya ha eclipsado a Estados Unidos aumentó del 33% en 2009 al 46% en 2011. Los datos claramente reflejan que durante los últimos dos años, un creciente número de ciudadanos americanos comenzaron a mirar al futuro con escepticismo y han perdido la fe en Estados Unidos como superpotencia.

    Después de la Guerra Fría, cimentándose en los resultados de la era Reagan, no había ninguna duda acerca del liderazgo americano – su condición de superpotencia era indiscutible y China se consideraba todavía una potencia regional emergente. Al ver las tendencias actuales, a Estados Unidos le falta un liderazgo como el visto con el presidente Reagan. Estados Unidos necesita una firme política exterior basada en sus  intereses nacionales, no una política influenciada por sensibilidades chinas. Mientras que China ha puesto en marcha una campaña de diplomacia económica, pública, mediática y de relaciones públicas en todo el mundo, Estados Unidos está reduciendo su presencia en medios de comunicación internacionales debido a los recortes de presupuesto en la Voz de América.

    Estados Unidos debería reforzar su diplomacia pública, revertir las tendencias actuales y enviar un firme mensaje de sólido liderazgo americano una vez más. Sin eso, ni los aliados de Estados Unidos ni los ciudadanos americanos pueden ver “la refulgente ciudad en la colina”, tal como los Padres Fundadores imaginaron a Estados Unidos hace 235 años.

     

    La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.

     

    Posted in Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo para América, Opinión, Política Exterior, Seguridad