• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Pakistán: La historia de Malala contra los talibanes

 

Malala Yusafzai tenía 11 años cuando se convirtió sin quererlo en la voz de millones de niñas musulmanas de Pakistán y Afganistán que quieren acudir la escuela.

En un conmovedor vídeo aparecido en 2009 en el New York Times y mediante su blog sobre cómo es la vida bajo la ocupación talibán en el valle de Swat, en Pakistán, Malala se atrevió a compartir su más profunda aspiración: tener libertad para aprender.

Ahora, Malala, con 14 años, se está aferrando a la vida porque militantes talibanes le dispararon en la cabeza y en el cuello hace unos días al noroeste de Pakistán. Cuando ella y otras chicas de octavo curso volvían a casa en el autobús de la escuela, varios hombres detuvieron el autobús y preguntaron “¿Cuál es Malala?”. Sacaron un arma y le dispararon, así como a otras dos chicas.

Inconcebible. Una joven convertida en el objetivo de hombres adultos cuyo esquema religioso de algún modo se traduce en matar niños a tiros porque estos quieren estar en la escuela. Su único “crimen” fue defender abiertamente la educación de las niñas y querer ayudar a que otras chicas pakistaníes ejerciten su derecho a asistir a la escuela. Malala y su familia son devotos de la fe musulmana, pues existen imágenes con la cara de Malala enmarcada por el tradicional pañuelo para la cabeza y arrodillada sobre su alfombra rezándole a Alá. No es un caso de apostasía. Sino un simple deseo de recibir una educación.

Como madre de dos hijas, encuentro desgarrador el horror de este suceso. Y me resulta igualmente incomprensible. El mismo día que dispararon a Malala, mis hijas estaban remoloneando para no ir a la escuela, deseando que su fin de semana de tres días hubiese sido más largo. Pero la trágica historia de Malala seguía viva en mi cabeza; quería llamarles la atención por quejarse de tener que ir a la escuela. Sin embargo, seguramente lo oirían de la misma forma que nosotros escuchábamos a nuestros padres decirnos que “limpiáramos nuestros platos” porque muchos niños pasan hambre en el mundo. Simplemente, hace mucho tiempo que los niños de este país no tienen que vivir esas experiencias. Morir por la educación sencillamente no se entiende y estoy agradecida por eso.

Todo lo cual me lleva hasta la excepcionalidad de Estados Unidos. De alguna manera, muchos americanos se han empezado a sentir incómodos con la idea de que la sociedad americana es mejor que otras. Así que en cambio promocionamos la tolerancia americana. Pensando que estamos educados, que viajamos mucho y que tenemos una mente abierta, tenemos vagas nociones de que cada sociedad tiene sus propios valores, su religión y su cultura y que ningún modo de hacer las cosas es superior a otro.

Pero ahí tenemos a Malala. Ella cristaliza el debate y, de momento, estamos en silencio. Las conocidas ideas del “Si yo estoy bien, tú estás bien” y de que se han de respetar y apreciar todos los códigos morales y normas culturales en su vasta variedad ahora me parecen huecas.

Estados Unidos es muchas cosas. Y no siempre lo ha hecho todo bien. Pero, como explica el experto de la Fundación Heritage Matthew Spalding, “Estados Unidos es excepcional porque, a diferencia de cualquier otra nación, está dedicado a los principios de la libertad humana, basada en las verdades de que todos los hombres son creados iguales y están dotados de los mismos derechos”.

Tenemos esperanza y rezamos por Malala. Tenemos esperanza en los ideales que encarna su sencilla voz. Tenemos esperanza en que los líderes de Estados Unidos abandonen el enfoque de que “todas las naciones son socios en igualdad” y que, como observó la analista de la Fundación Heritage Lisa Curtis en el evento de ayer sobre Pakistán en la sede de la Fundación, “se comprometan a respaldar a los miembros de la sociedad civil pakistaní que están arriesgando sus vidas por abandonar las ideologías extremistas y por defender los derechos y libertades de todos los pakistaníes”.

Más allá de todo eso, nuestro deber como ciudadanos americanos es recordar que las libertades que disfrutan nuestras hijas y que disfrutamos todos nosotros son, de hecho, excepcionales. Decir eso no es fruto de un confuso egoísmo nacional. Es la realidad.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.
Posted in Actualidad, Análisis, Asuntos internacionales, Destacables, Educación, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, Pakistán, Religión, Temas regionales, Terrorismo
 
  • Hanna

    Parece que a Malala más le dispararon por querer estudiar -como tantos otros niños y niñas en Pakistán- en inglés, en lugar de en su propia lengua, el urdu. Pakistán tiene un sistema educativo secundario paralelo de escuelas privadas, que se basa en un currículo que se administra mediante los exámenes internacionales de Cambridge, en lugar de por los exámenes del gobierno pakistaní. Sin admitir, bajo ningún concepto, el repugnante y criminal extremo al que se llegó con esta niña -soy un ser humano, una persona-, habría que considerar a modo, no de justificación, pero sí de explicación, el horror y el rechazo que allí, como en tantos otros lugares del mundo, despierta Occidente, en especial el Occidente anglófilo. El imperio británico, como el norteamericano ahora, es responsable de actos terroríficos, de los que ojalá que se hablara, al menos tanto, como se habla de ciertos países asiáticos, y no solo.

  • 368hajar

    que crueldad disparar a una inocente niña,no tienen corazón

  • male

    Soy latinoamericana, y disculpenme pero USA es todo menos país dedicado a defender la libertad humana, defiende lo que le conviene y cuando le conviene… Chile tuvo un 11 de setiembre tambien, avalado por los Estados Unidos que defendieron un golpe de Estado que iba en contra de la voluntad popular, la operacion Condor invadiendo el nido, como lo dijo algun cantante..la operacion bandera falsa http://www.youtube.com/watch?v=q8i8tyxaxag , y tantas otras cosas mas. antes fueron mas descarados ahora lo esconden, en mi país invaden con sus minas.. muy lindo el artículo y te felicito. pero como lo dice el cantante… Perdono pero nunca olvido.!

  • jose

    que crueldad disparar a una niña

  • HUEVOS

    QUE CRUEL ES LA GENTE DE ALLÍ DE PAKISTÁN

  • norma

    por que si es conocido lo crueles que son los talibanes nadie hace nada, lo mismo destruyeron un monton de lugares por que contaron de sus casamientos con niñas, es sabido y salio en todos los noticieros del mundo sobre los casamientos con nenas de 7 años, 8 9 10, y nadie hace nada cuando se va a terminar la tirania, crueldad y todo lo que se les ocurra, sobre todo con las mujeres, se casan cuando quiere, viejos decrepitos con nenas de catorce años y los padres como si se sacaran un paquete de ensima es un asco

    • marima

      ai tal vez es cierto , pero acaso se te olvida la pedofilia de los curitas, los violadores de niñas en las familias occidentales y sin contar que de las mimas cosas sufren los animles con los zoofilicos entonces , ?????????