• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • ¿Piensan los empleados públicos que laboralmente lo tienen mejor?

     

    Es difícil negar los beneficios de trabajar para el Tío Sam: excepcionales beneficios, buen sueldo y gran seguridad en el empleo. Aunque algunos empleados del gobierno pudieran levantar los brazos como protesta al enfrentarse con los hechos, una nueva encuesta revela que cerca de la mitad de los empleados públicos dicen ya que los empleados del sector privado trabajan más duramente que ellos. Government Executive informa de que:

    El 66% de los 1,000 adultos recientemente encuestados por Rasmussen Reports dijo creer que los empleados del sector privado trabajan más duramente que los empleados públicos y el 56% creía que los trabajadores públicos ganan más al año.

    Cerca de la mitad de los empleados públicos del estudio (46%) está de acuerdo con que ellos no trabajan tan duro como sus pares del sector privado; el 32% dijo que ellos trabajan más duro y el 22% no estaba seguro. Los empleados públicos también vieron la seguridad en el empleo del mismo modo que sus pares del sector privado: el 62% de los empleados públicos dijo que ellos tienen más seguridad y el 67% de todos los encuestados compartía esa idea.

     

    Donde los empleados públicos se equivocan es al creer que el trabajador promedio del sector privado gana más dinero que ellos (según la encuesta, sólo el 35% cree que ellos ganan más). De hecho, lo contrario es cierto, como muestra el análisis de la Fundación Heritage.

    En julio de 2010, el analista de la Fundación Heritage James Sherk explicaba que respecto a salarios y beneficios promedio para empleos idénticos, son entre un 30% a un 40% mayores en el gobierno federal que en el sector privado. Y en junio de 2010, el analista de la Fundación Heritage Jason Richwine realizó un estudio demostrando que los trabajadores que cambian de empleo reciben un aumento sustancialmente mayor cuando se cambian a un empleo federal que cuando lo hacen a otro en el sector privado. En febrero, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) publicó un informe confirmando esos datos. Estos son promedios ya que algunos empleados públicos sí están peor remunerados de lo que lo estarían en el sector privado.

    Aquí ofrecemos algunas soluciones para alterar la situación: El Congreso debería implementar un sistema de pago por desempeño, aumentar la edad de jubilación federal de 56 a 65 años, reducir la generosidad de los beneficios federales y acabar con la casi absoluta seguridad en el empleo para los empleados públicos federales con bajo rendimiento.

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

     

    Posted in Actualidad, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión