• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

¿Quién nos vigila por internet?

Estos últimos años, el mundo ha presenciado cómo Twitter y Facebook facilitaron levantamientos políticos. En países en los que antes los disidentes tenían problemas para hacer que se oyeran sus voces y para contactar unos con otros, estas herramientas cambiaron la historia.

Por otro lado, todo el mundo, desde los terroristas hasta los servicios de inteligencia extranjeros se apresuraron a adentrarse en el espacio abierto online.

“Aprovechar las redes sociales con fines militares y de inteligencia es un juego global”, explica el analista de la Fundación Heritage James Jay Carafano, adscrito a la donación E.W. Richardson. “Por ejemplo, China ha redoblado sus iniciativas para reclutar a americanos que estudian en el extranjero como futuros agentes ‘durmientes’. ¿Cuáles son las principales herramientas que utilizan para evaluar a posibles reclutas? Pues Facebook, Twitter, Linkedin y reunion.com”.

Ayer, Carafano intervino en el Festival “South by Southwest Interactive” (SXSWi) de Austin, Texas. Carafano, autor de Wki at War: Conflict in a Socially Networked World (La Wikipedia en guerra: Los conflictos en un mundo de redes sociales), participó en un conferencia sobre ideas y tecnología para hablar sobre el impacto de las redes sociales en los conflictos actuales.

Por ejemplo, puede que para muchos de nosotros resulte una sorpresa saber que no todos los correos basura son inofensivos. Carafano advierte de que:

Los servicios de inteligencia extranjeros también usan los medios de comunicación sociales para tratar de introducirse en nuestras computadoras. ¿Recuerda ese virus informático que su compañero de oficina se descargó al hacer clic en el correo electrónico que ofrecía “un 50% de descuento en pizzas”? Pues podría fácilmente provenir de un pirata informático que trabaje para los militares chinos, así como de un ciberdelincuente ruso o de algún gamberro informático de California.

¿Y qué está haciendo el gobierno de Estados Unidos para protegernos?

En realidad éste se encuentra en un balance complicado, puesto que la legislación sobre seguridad informática está notablemente desfasada. Para cuando el Congreso pudiera llegar a un acuerdo sobre un proyecto de ley, sus directrices ya estarían obsoletas. La razón es que la tecnología simplemente avanza a mayor velocidad. Eso significa que las iniciativas de ciberseguridad más eficaces son las colaboraciones público-privadas.

“El gobierno es lineal mientras que las redes sociales son no lineales”, comentó Carafano a la audiencia del “South by Southwest”. “Es por eso por lo que necesitamos a una generación de líderes políticos que puedan manejarse cómodamente en mundos tanto lineales como no lineales”.

Al fin y al cabo, las fuerzas de seguridad de Estados Unidos tienen un enorme trabajo de actualización por delante, en unos momentos en los que el mismo Ejército aún está buscando unas “capacidades que se ven empequeñecidas frente a las que grupos como Google, Amazon y Facebook utilizan a diario para analizar y entender el comportamiento de sus clientes online”.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

 

Posted in Actualidad, Análisis, Campana de Heritage, Ciberseguridad, Destacables, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Opinión, Proteger a América, Seguridad, Temas legales