• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Receso del Congreso: La batalla de las ideas

    Capitol Rotunda

    Toda la actividad política de este mes tendrá lugar fuera de Washington D.C. Y así es como debería ser. En una república floreciente, los legisladores escuchan a sus votantes y luego intentan hacer lo que es mejor para ellos y para el país.
    Este receso de agosto será especialmente ajetreado para los activistas progresistas. Desde que se vieron superados por la formación del “Tea Party” en 2009, los progresistas han estado tratando de igualar la situación. Este año, el presidente Obama “ha exhortado a sus partidarios para que pasen este mes hablando de temas como el control de armas, el cambio climático y la atención médica, como parte la iniciativa ‘Agosto Activo’ encabezada por Organizing for Action, el grupo de apoyo que surgió de su campaña de reelección”, informa el Washington Post.

     

    Pero la izquierda tiene un problema. En cada uno de esos temas (y en muchos más, por supuesto), el público general tiende a ser conservador.

    ¿Control de armas? El presidente ha prometido en repetidas ocasiones que va a hacer que el Congreso apruebe por la fuerza un proyecto de ley sobre control de armas. Pero la mayoría de los americanos no lo quiere. Una reciente encuesta a nivel nacional realizada por Reason-Rupe, muestra que sólo el 33% de los americanos cree que el “Senado debería debatir y votar de nuevo sobre la legislación de control de armas”. Casi dos tercios quieren que el Senado “pase a otros asuntos”. Los votantes americanos percibieron que el proyecto de ley sobre control de armas pretendía socavar sus derechos, de modo que se opusieron al mismo.

    ¿Cambio climático? La mayoría de los americanos tiene preocupaciones más importantes. Una encuesta realizada por Pew y publicada en junio halló que sólo dos de cada cinco americanos consideran el cambio climático global como una importante amenaza para Estados Unidos. En el extranjero parecen preocupados por la situación anteriormente denominada “calentamiento global” (el 54% piensa que es una amenaza para su país), pero probablemente pocos legisladores harán campaña fuera de Estados Unidos.

    ¿Atención médica? Bueno, tenga en cuenta que el “Tea Party” surgió debido a que los votantes querían hacer saber a sus representantes que estaban en contra de Obamacare. Y su oposición está creciendo. Una reciente encuesta realizada por NBC News y el Wall Street Journal halló que Obamacare es más impopular ahora que en cualquier otro momento desde que se convirtió en ley. Un 47% de americanos piensa que Obamacare es una “mala idea”, mientras que sólo un tercio piensa que es una “buena idea”.

    Sumémosle además la reforma de la inmigración. “En las reuniones locales de participación ciudadana, los legisladores se enfrentarán a activistas que estarán pidiendo un camino a la ciudadanía para los inmigrantes ilegales”, indica el Post.

    Pero Pew informaba en mayo de que “menos de la mitad (44%) está a favor de permitir que quienes se encuentran en el país ilegalmente soliciten la ciudadanía americana”. Un mejor enfoque, aunque con muchos más matices, incluiría asegurar la frontera, reformar nuestro sistema de inmigración legal y ofrecer programas para trabajadores temporales.

    Los activistas de izquierda tendrían probablemente más éxito si hablasen de los asuntos que les interesan a los votantes, como la forma de crear más empleos a jornada completa. Sin embargo, no pueden tocar ese tema, ya que uno de los principales lastres que soporta le economía es la incertidumbre entre las empresas causada por las propias normativas del presidente: Obamacare, la ley financiera Dodd-Frank, las regulaciones medioambientales y la falta de acción del gobierno para eludir la crisis de deuda que el gasto desbocado en derechos a beneficios provocará en un futuro próximo.

    Puede que sea por eso por lo que una pronta vuelta de las vacaciones no sea beneficiosa para los progresistas. Politico informa de que en un evento de promoción de Obamacare, celebrado a principios de mes en Virginia, sólo apareció un voluntario para atender los teléfonos.

    Ojalá que prevalezcan las mejores ideas.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

     

    Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Congreso, Destacables, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo para América, Opinión, Pensamiento Político, Sociedad civil